Compartir

• La Playita, la más popular de la Comarca Andina. “Es una de las mejores playas que visité en la Patagonia”, opinó Martín Carbajal, un turista de Avellaneda, luego de visitar La Playita, ubicada en el Parque Nacional Lago Puelo, el balneario más popular de la Comarca Andina, a sólo 20 kilómetros de El Bolsón.

Aquí la opción es disfrutar a pleno de la bahía con arenas doradas, protegida por el cerro Currumahuida y rodeada por un paisaje de singular belleza que incluye el bosque de cipreses, coihues y radales. “En su playa principal encontramos la sombra de un viejo ciprés que cuenta historias. Un lugar para conocer y disfrutar, con excelente gastronomía”, detalló la neuquina Alejandra Pérez, de vacaciones con su familia.

Las aguas alcanzan una temperatura agradable y permiten bañarse sin peligro. Hay boyas que delimitan el inicio de la parte más profunda y el declive es pausado, siempre pisando arena en el lecho del lago. Los más osados cuentan también con varios acantilados de diferentes alturas que les permiten zambullidas espectaculares.

Dispone de estacionamiento gratis, servicio de guardavidas, alquiler de kayaks, excursiones náuticas, cabalgatas, baños y una cafetería/proveeduría (sólo se abona el ingreso al PNLP; son $120 por auto, sin costo para todos los residentes en la Comarca Andina, jubilados y estudiantes).

A pocos metros está el Bosque de las Sombras, un recorrido por un humedal sobre una pasarela para ver ejemplares de la flora nativa (pitra, arrayán y numerosas variedades de helechos). Desde allí se conecta con el paseo al Pitranto Grande y el Mirador del Lago, trepando algunos metros por el faldeo del cordón montañoso, para acceder a puntos panorámicos únicos.

Antes de ingresar al parque está la localidad de Lago Puelo, con su oferta de cabañas, hosterías, restaurantes y todos los servicios para atender al turismo.

• Puerto Patriada y sus aguas siempre calmas. A 14 kilómetros de El Hoyo, dejando de lado la Ruta Nacional 40 y pasando el puente Salamín, comienza un camino de ripio que atraviesa las chacras de Rincón de Lobos y llega a la margen noroeste del lago Epuyén, donde asoma en todo su esplendor la bahía de Puerto Patriada, uno de los lugares más bellos de la Patagonia.

Este balneario ofrece amplias playas con arenas blancas y doradas y otras con pequeños guijarros que contrastan con la claridad y transparencia absoluta de las aguas siempre calmas. Ideal para gozar de un día relajado al sol, bañarse o reunirse a la sombra de los árboles para hacer un picnic, tomar mate, leer o preparar un asado.

Como está prohibida la navegación a motor, imposible resistir la tentación de dar una vuelta en un velero, remar en un kayak hasta las cascadas, atreverse al stand up paddle o pescar.

“Puerto Patriada siempre es una fiesta”, aseguran los lugareños que ofrecen sus servicios de camping, cabañas, proveeduría, cervecerías artesanales, cabalgatas y comidas típicas cordilleranas que elaboran al momento, mientras charlan animadamente con sus visitantes.

El acceso cuesta $60 por auto (incluye estacionamiento) y es gratuito para todos los vecinos de la región. No existe servicio de bañero, aunque no reviste mayor peligro para los veraneantes más allá de las precauciones siempre necesarias con los niños.

• Bahía Serena: arenas en el Nahuel Huapi. Son sólo 200 metros y por ese espacio reducido se dificulta la misión de encontrar un lugar. Así la playa de la Bahía Serena en verano es una de las más concurridas. ¿Los motivos? Es que en esa pequeña porción de costa del lago Nahuel Huapi, ubicada en el kilómetro 12 de la avenida Bustillo de Bariloche, la playa tiene arena y el agua es más cálida que en otros puntos del mismo espejo de agua debido a que es una bahía resguardada.

La playa es única en varios aspectos, sobre todo porque en el resto de las orillas predominan las piedras, molestas para caminar y además a pocos metros de ingresar al agua se acrecienta la profundidad.

Las condiciones geográficas de esta playa suman otro dato de interés para las familias y es que no tiene profundidad ni oleaje, por eso los chicos pueden lanzarse al agua más seguros. Además al estar rodeada de un pequeño morro, está resguardada del viento.

En Bahía Serena hay servicio de guardavidas, que marcan el sector hasta donde pueden llegar los bañistas y están en alerta ante una emergencia. También suele haber vendedores ambulantes con diversos productos para degustar con el mate o helados para refrescarse, y en los alrededores hay una amplia oferta gastronómica.

Un punto para tener cuidado es que la playa está a pocos pasos de la transitada avenida Bustillo y, a pesar de que está en una curva, implica un riesgo para los peatones. Otro aspecto negativo es que no hay baños públicos.

• Quila Quina, múltiples servicios sobre el lago Lácar. Los primeros días del año confirmaron a la playa Quila Quina como la preferida de la temporada en este sector de la cordillera neuquina. Las múltiples opciones de divertimento presentes en esta península sobre el lago Lácar hacen de imán para los visitantes que llegan hasta allí embarcados en lanchas privadas o de transporte colectivo que salen del puerto de San Martín de los Andes, en vehículos particulares o en combis de excursión, y también a pura fuerza de voluntad en bicicleta.

Una vez en el balneario, se juntan los residentes de San Martín de los Andes que están de vacaciones con los turistas que bien pueden hospedarse en el lugar, en los campings o en casas de alquiler temporario, así como en la ciudad, distante apenas 18 kilómetros por tierra o unos 30 minutos en barco.

Tanto desde el balneario como desde la comunidad mapuche Curruhuinca ofrecen servicios de caminatas guiadas, alquiler de caballos, venta de artesanías, puestos de gastronomía regional y hasta salidas de pesca, además del alquiler de canoas y kayaks en el sector del muelle.

Para comer algo, además de las proveedurías y puestos de comida regional, están los restaurantes del muelle y el del camping Quila Quina, uno de los mejor ponderados en todo el corredor de los lagos.

• A orillas del Correntoso, en Villa La Angostura. Por su cercanía con el centro de la localidad y el hecho de tener el agua más cálida de la zona de los lagos –característica que comparte con el lago Espejo– el balneario del lago Correntoso es uno de los preferidos por los turistas y residentes.

Se encuentra a unos 5 kilómetros del centro. Se accede por la Ruta 40, ya sea en auto, transporte público, caminando o en bicicleta por la bicisenda.

La playa es bastante extensa y tiene un sector de parrillas y camping que explota la comunidad Paichil Antriao. El uso de la parrilla tiene un costo de $ 150 pesos por día. También hay dos kioscos donde se ofrecen bebidas frescas y galletitas.

Hay servicio de guardavidas hasta las 20 todos los días y un boyado delimita la zona apta del balneario. En la playa se puede alquiler kayaks y canoas para pasear en el lago.

A diferencia del Espejo, el Correntoso tiene un sector de árboles que ofrece una sombra generosa, necesaria los días de mucho calor. No obstante, cerca de las 18 sólo hay sol en un sector de la playa.

Lo ideal es ubicarse en el extremo este, donde el sol está presente hasta última hora. Hay un sendero que se abre hacia la derecha y que permite llegar hasta un muelle, un lugar es óptimo para pasar la tarde lejos del bullicio del balneario principal.

La única contra del balneario es el caos de tránsito que se produce cuando se concentra mucha gente y la falta de espacio para estacionamiento.

Leer mas

Comentarios

comentarios