Compartir

Leopoldo Lugones

Leopoldo Lugones siempre regresa. En unos días, más precisamente el 18 de febrero, se cumplirán 80 años del momento en que el poeta decidió quitarse la vida en el Tigre por lo que se inauguran dos muestras a modo de homenaje en Buenos Aires.

Por un lado, El hacedor, en la Biblioteca Nacional de Maestros, donde Lugones tuvo su despacho de Director durante 23 años. Allí se abordarán las múltiples facetas de su actividad como escritor, educador y funcionario público a través de la exhibición de materiales originales, gigantografías, paneles y proyecciones multimedia. También un vistazo por la vida sentimental de este escritor cordobés nacido en 1874, incluidas sus obsesiones con la filología, la etimología, la religión, el ocultismo y las mitologías griega y latina.

Y por otro, Borges y Lugones: el falso discípulo, que tiene lugar en la Sala Williams del antiguo edificio de la Biblioteca Nacional, donde actualmente funciona el Centro de estudios y documentación Jorge Luis Borges.

Borges en la Biblioteca Nacional argentina

"Una de las preguntas que se abordan es cómo lo vio Borges a Lugones y la relación que tuvieron entre ellos. En la juventud de Borges, al principio, se da un momento de crítica del Romancero, de Las fuerzas extrañas, y todo el poemario modernista de Lugones. Y en los años 50, cuando Lugones ya está un poco olvidado, Borges vuelve sobre él, lo destaca y lo restaca", comienza diciendo Germán Álvarez en diálogo con Infobae Cultura, encargado de esta muestra, y continúa: "Lugones había sido muy crítico de Borges, pero luego, cuando Borges es la literatura, lo reivindica y, de una manera ficcional, hacen las paces. Ahí ya nadie lo discute, es candidato a ganar el Nobel. Él se ve proyectado en Lugones, porque vuelve a la poesía, a la rima."

Entre Borges y Lugones había una cuestión de época que decantaba en estilo. El autor de El Aleph es parte del ultraísmo, que pone en relevancia la metáfora por encima de la rima, eso es justamente lo contrario a lo que hace Lugones, que es modernista, y para quien por lo tanto la rima es intocable. "Otro eje es el territorio de disputa sobre lo que opinan del Martín Fierro", cuenta Álvarez. Para Lugones, la obra de José hernández es el emblema de la literatura argentina dada la influencia en la formación de una identidad cultural. En cambio, para Borges, ese lugar cumbre lo ocupa en Facundo de Sarmiento.

Leopoldo Lugones

Además, los días miércoles se realizará allí un ciclo de conferencias a las 19 horas. La apertura de las charlas será hoy, 14 de febrero, a cargo de Ivonne Bordelois, y el cierre lo hará Aníbal Jarkowski, el 7 de marzo. También, un concierto de piano y voz en la Sala Guastavino, donde se interpretarán tangos con letras de Borges y Lugones.

"Otro eje es el suicidio, en 1938. Cómo fue ese desenlace. Y el reencuentro ficticio donde Borges fantasea con su suicidio. Y otro eje está en las similitudes en sus bibliotecas, en los autores que se repiten y en que son autodidácticos, no seguían una currícula, eran básicamente lectores", concluye Álvarez.

* Borges y Lugones: el falso discípulo
Del miércoles 7 de febrero hasta el 9 de marzo
Entre las 10 y las 18 horas
Centro Jorge Luis Borges
México 564 – CABA

* El hacedor
Del lunes 19 de febrero hasta el 23 de marzo
Entre las 9 y las 20 horas
Biblioteca Nacional de Maestros
Pizzurno 953 – CABA

______

LEA MÁS

Final para un misterio: ya se sabe por qué Borges nunca ganó el premio Nobel

Las diez mejores historias de amor de la literatura

______

Vea más notas en Cultura

Leer mas

Comentarios

comentarios