Compartir

Una de las opciones más interesantes para disfrutar de vacaciones en contacto con la naturaleza y con bajo presupuesto es Mariano Moreno. Esta pequeña localidad balnearia ubicada a sólo 20 kilómetros de Zapala ofrece el agua del arroyo Covunco y sus piletas a los visitantes de toda la región.

El Corazón del Neuquén, como se conoce a esta localidad del centro provincial, está viviendo con alegría el resurgir del balneario municipal como en sus mejores épocas. En lo que va de la temporada unas 5.000 personas ya han disfrutado de las instalaciones del complejo veraniego. El dato distintivo del balneario es que es libre de alcohol. No se vende y está prohibido totalmente el consumo, es decir es ideal para disfrutar en familia. Todas las actividades recreativas y culturales están orientadas básicamente al grupo familiar.

Lugares de encuentro

Los tradicionales lugares del balneario como lo son la pileta, el Paseo de la Costa o el área de parrillas sirven para entretejer historias muy lindas y que marcan los recuerdos de los visitantes cada verano. La pileta sirve para conocer al amor del verano, y después el tiempo y las circunstancias dirán si la historia nacida al pie del natatorio tendrá un final feliz. En las parrillas, alrededor de los mesones, se reúnen las familias a compartir un asado con aquel familiar que no ven hace mucho tiempo o simplemente para reforzar los lazos de familia. Este es el caso de la pareja correntina compuesta por Dora “Loly” Espíndola y Osvaldo Barone, que llegaron por casualidad a Mariano Moreno y conocieron el balneario. Ellos hace más de una semana emprendieron un viaje por gran parte de la Patagonia para celebrar los 30 años de casados. Luego de compartir un asado los correntinos de “pura cepa”, como se definieron, les regalaron a todos los presentes una serie de aplaudidos chamamés.

El arroyo Covunco regala también hermosos lugares para que los turistas también mitiguen las altas temperaturas y puedan encontrar la tranquilidad reparadora. La Usina es uno de sus lugares emblemáticos, hasta allí se llegan muchos veraneantes a disfrutar uno de los brazos del Covunco y aprovechar las viejas instalaciones de la represa que le supo dar vida a la usina. El Saltillo es uno de los espacios más codiciados. Familias enteras disfrutan la frescura del lugar. El Puente, a 2 kilómetros de la localidad, es otro de los lugares que invitan a disfrutar las aguas del arroyo.

Leer mas

Comentarios

comentarios