Compartir

El gobernador Omar Gutiérrez anunció ayer la apertura de una instancia de diálogo entre el gobierno provincial, YPF y el lof Campo Maripe en vistas de encontrar una solución “integradora” a los conflictos en Loma Campana.

La comunidad mapuche desistió el viernes del bloqueo que mantenía en el equipo HP 234 de Bajada de Añelo, algo que desde el Poder Ejecutivo consideraron “un gesto de buena voluntad” para comenzar a discutir.

“Esa situación se ha regularizado. La actividad a partir del día de la fecha (sábado) se debe llevar adelante con total normalidad y se ha abierto una instancia de diálogo para ver cuáles son las posibilidades de encontrar soluciones. No es que la situación que originó el conflicto haya sido solucionada, la comunidad ha tenido un gesto, ha confiado en que el diálogo es la herramienta para encontrar soluciones”, afirmó Gutiérrez ayer en declaraciones para una radio.

Mencionó entre los temas a abordar el de las tierras, la remediación ambiental y en general la actividad hidrocarburífera de Loma La Lata y Loma Campana. Por lo que se pudo conocer ayer, desde YPF vieron con buenos ojos la instancia y, principalmente, el involucramiento directo en el conflicto del gobernador. Sin embargo, no trascendieron mayores detalles sobre cómo se implementará la mesa de diálogo ni quiénes serán sus participantes.

El lonco de la comunidad, Albino Campo Maripe, confirmó que el levantamiento de la medida se realizó el viernes y se mostró satisfecho con la instancia de diálogo convocada. El equipo de Bajada de Añelo había estado paralizado unos 30 días y la petrolera había hecho las denuncias en sede judicial para recuperar el acceso al yacimiento. Gendarmería nacional ya estaba interviniendo desde el jueves en el lugar, por orden de la jueza federal Carolina Pandolfi.

“Hace rato veníamos dialogando con el ministro Gustavo Alcaraz (Ciudadanía), pero sin llegar a un acuerdo. Esto es lo que esperábamos: que el gobernador haga este anuncio y ahora esperaremos a ver cómo podemos solucionar los problemas”, sostuvo el lonco.

Pidió que en la mesa se logre “el reconocimiento del relevamiento territorial encargado por el gobierno hace dos años y hecho por un equipo de antropólogos” que identificó unas 27.000 hectáreas ancestrales de propiedad de la comunidad, pero unas 11.000 de ocupación actual. Esta última cifra es la que están demandando. También insistirán en reclamos por los pasivos ambientales.


Fuente: Regionales – Río Negro

Comentarios

comentarios