Centro de Informes

Adiós a la Superliga: la AFA avanza para retomar el control del fútbol de primera y lanza un nuevo torneo

Un nuevo cambio se avecina en la organización del fútbol argentino. Es que la Superliga, el torneo bendecido en su momento por los clubes “grandes” estaría a punto de pasar a la historia. Hoy, la mayoría de los equipos que la integran, están decididos a terminar con el proyecto y volver a la casa madre del fútbol, es decir la Asociación del Fútbol Argentino, la AFA.

Variadas son las razones para que se produzca este nuevo cambio en la organización del fútbol vernáculo. El “doble comando” del que se quejan muchos dirigentes con la autonomía que había logrado la Superliga, la falta de respeto por los calendarios de la Selección (y la cesión de jugadores) y el reparto inequitativo -se dice- de la torta de la televisión, son algunas de estas razones que terminarán por enterrar en breve al torneo nacido en 2017.

En las últimas horas, en la casa de Claudio “Chiqui” Tapia, el titular de la AFA, los presidentes de 14 clubes de Primera División se pusieron de acuerdo y definieron terminar con la Superliga, volver a la AFA y crear la denominada Liga Profesional.

Con la ausencia notoria de Rodolfo D’Onofrio (River), en la casa de Tapia estuvieron algunos “pesos pesados” como Marcelo Tinelli de San Lorenzo y Jorge Amor Ameal de Boca, Víctor Blanco, de Racing, entre otros, que le dieron al encuentro un tinte definido para empezar a cambiar la historia.

Estatuto de la nueva liga de fútbol argentino by Alejo German Paredes on Scribd

“La mayoría de los clubes ya hemos decidido terminar con la Superliga y lo que hicimos en lo del presidente de la AFA es fortalecer esa decisión. La Superliga no funciona y la AFA está ordenada; no hay mucho que pensar”, dijo Nicolás Russo, presidente de Lanús.

¿Qué pasará con D’Onofrio?

Tapia y D’Onofrio mantuvieron hoy una reunión privada y dieron otro paso para ponerle final a la Superliga Argentina de Fútbol (SAF) y crear la nueva Liga Profesional. La charla entre los dirigentes duró poco más de una hora y desde el entorno de la AFA la definieron como “positiva”.

D’Onofrio no había estado en la cena de anoche en la casa de Tapia en Los Cardales, a la que sí fueron Tinelli (San Lorenzo), Ameal (Boca), Russo (Lanús), Víctor Blanco (Racing), Hugo Moyano (Independiente), Lucía Barbutto y Eduardo Spinosa (Banfield) y Sergio Rapisarda (Vélez).

También asistieron Pascual Caiella (Estudiantes de La Plata), Gabriel Pellegrino (Gimnasia y Esgrima La Plata), Cristian D’Amico (Newell’s Old Boys de Rosario), Ricardo Carloni (Rosario Central), Adrián Pérez (Argentinos Juniors).

A su vez, en una de las cabeceras estuvo Marcelo Achile (Defensores de Belgrano), puntal político de “Chiqui” y hombre fuerte de la Primera Nacional. D’Onofrio prefirió mirar desde afuera la escena, pero al enterarse de la adhesión de otros ocho -salvo Talleres de Córdoba, Defensa y Justicia y Atlético Tucumán- decidió dar el paso y juntarse hoy.

Los temas que se trataron fueron cómo arribar a la creación de la Liga Profesional, el adelantamiento de las elecciones en AFA -de marzo 2021 a octubre 2020- y el lugar que tendrá River en las nuevas estructuras como aspectos relevantes. También sobre la mesa se tiraron los posibles cambios en la televisación de los partidos, ya que existe la chance de volver a un esquema con cinco codificados y el resto repartido entre cable básico y canales de aire que compren los derechos.

En principio, D’Onofrio escuchó a Tapia y después pidió un lugar en la vicepresidencia del nuevo comité ejecutivo y el ofrecimiento que recibió (y en principio aceptó), es el de ir como vice segundo. Otro que ganó terreno es Blanco, que dio el salto cuando olfateó la despedida del certamen que nació hace tres ediciones, y se acomodaría como secretario general de la Liga Profesional. Además, Tinelli y Ameal tendrían una vicepresidencia cada uno.

Ya esa variante marcará una diferencia con el comité actual, en el que no están River y San Lorenzo, debido a que cuando “Chiqui” ganó el sillón histórico de Julio Grondona (40 votos positivos y tres abstenciones) había diferencias marcadas entre ellos.

Está claro que la Superliga pasará a la historia dentro de dos semanas cuando posiblemente se defina el último campeón, entre el propio “Millonario” y Boca, y D’Onofrio buscará acomodarse en el nuevo contexto.  Por otro lado, en el flamante escenario predominarán las figuras de Tinelli, Ameal y Russo, quienes apostaron de manera tempranera por el regreso a la AFA, más allá de la autonomía que tendrá la Liga Profesional.

De hecho, el tridente dirigencial encabezó la arremetida de postergar el inicio de la Superliga en enero, aunque por un voto no lo consiguieron, y allí sembraron todo para dejar de lado a la entidad que maneja Mariano Elizondo, hombre del riñón de Tinelli cuando se creó, y en la que pisa fuerte River con la vicepresidencia de Jorge Brito.

Por esos días, Ameal jugó fuerte en los medios de comunicación y afirmó que no se toleraba más “el doble comando” en el fútbol argentino, y junto a él salieron diferentes figuras de la política deportiva para comenzar el golpe final.

La creación de la Superliga

El viernes 24 de febrero de 2017 se llevó a cabo, con una agobiante demora de dos horas, una Asamblea de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) con el fin de aprobar el nuevo estatuto enviado por la FIFA, la creación de la Superliga, acordar la recisión del contrato con Fútbol Para Todos (FPT) y elegir la fecha en la que se decidiría al nuevo presidente de la AFA.

Fue Armando Pérez, por entonces presidente de la Comisión Normalizadora, quien abrió la Asamblea que, al comenzar el debate, solo estaban 70 de los 72 miembros. Faltaban los directivos de Independiente y Talleres de Córdoba, quienes llegaron un poco más tarde.

En aquel momento, lo primero que se aprobó fue la recisión con el contrato de Fútbol Para Todos: ingresaron a la AFA 390 millones de pesos de parte del Estado para romper el contrato que estaba vigente hasta 2019. Con el apoyo de 68 asambleístas, se aprobó la rescisión del FPT.

Durante la Asamblea extraordinaria, los dirigentes de AFA aprobaron durante la tarde en Ezeiza por amplia mayoría el Estatuto en general para la Superliga de Primera División. Hubo 68 votos afirmativos y sólo dos abstenciones.

En ese entonces, la Superliga iba a tener un CEO o presidente que se encargaría de la Primera División. Si bien no había un candidato firme, Marcelo Tinelli pisaba fuerte para ser el mandamás, aunque finalmente resultó ser Elizondo, un hombre de mucha confianza del conductor, quien asumió. Se buscaba alguien ajeno al fútbol, ya que querían que se mueva como una empresa.

El 25 de Agosto 2017, Tigre y Vélez inauguraron la Superliga y le dieron el puntapié inicial al nuevo formato televisado de este deporte. El encuentro se pudo ver por la señal de cable TNT (en transmisión estándar) y TNT Sports (en HD para los que contrataron el pack fútbol).

El 15 de agosto de aquel año, la tantas veces mencionada Superliga, que prometía ser la salvación económica de este deporte, fue lanzada con bombos y platillos después de que surgieran algunas dudas sobre su comienzo. El ceo de la Superliga, Marcelo Elizondo, había dicho al subir al escenario del salón Pacífico del hotel Hilton, en Puerto Madero, que “es un momento histórico” y presentó a las empresas que ganaron los derechos audiovisuales del fútbol nacional, Fox y Turner.

Hoy, una nueva reorganización del fútbol argentino está en marcha. Seguramente tendrá idas y vueltas. Negociaciones y bastante de política. Pero ojalá que esta reorganización sea la última.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.