Centro de Informes

“¿Adónde me mandaste hijo de puta?” Brutal asesinato en un vivero de Rafael Calzada

Asalto, toma de rehenes y tragedia. Todo ocurrió en un vivero ubicado de la localidad bonaerense de Rafael Calzada, partido de Almirante Brown, cuando el dueño del local –un hombre de 67 años- y uno de los empleados, acusado por la Policía de haber entregado a sus patrones, fueron asesinados por un delincuente que se atrincheró en el lugar.

El hecho comenzó cerca del mediodía, en el local situado en la calle General José Arias y Arturo Humberto Illia. Según reconstruyeron, tres ladrones, uno de ellos bajo los efectos de algún tipo de narcótico, ingresaron a robar al comercio porque -al parecer- otro cómplice que trabajaba allí les había pasado el dato de que en el lugar había una importante suma de dinero.

Sin embargo, al comenzar a revisar, los asaltantes no encontraron el botín y el delincuente que estaba más alterado comenzó a discutir con los otros, los empezó a agredir y dos de ellos se fueron del lugar.

Poco después, llegó la Policía, por lo que el ladrón se atrincheró en el vivero con el supuesto “entregador”, con el dueño del vivero, y con la esposa de éste, Gladys Rodas de 77 años, que logró avisarle a su hija que habían entrado a robar y se encuentra hospitalizada.

A partir de ahí, se dio intervención al Grupo Halcón de la Policía Bonaerense y un negociador comenzó a hablar con el delincuente para convencerlo de que se entregara. Mientras tanto, el ladrón le reprochaba a gritos al presunto “entregador”: “¡Acá no hay nada!, ¿Adónde me mandaste hijo de puta?”, habrían sido las palabras del alterado delincuente.

Después de hablarle varias veces, el negociador logró que el ladrón liberara a la mujer, quien presentaba una crisis de nervios y fue trasladada al hospital Lucio Meléndez. Cuando iban cerca de tres horas de iniciado el hecho, se escucharon varios disparos, por lo que los efectivos del Grupo Halcón ingresaron en el lugar, detuvieron al delincuente y hallaron dos cuerpos.

Según los voceros y por los dichos del ladrón, uno pertenece al “entregador” que le dio mal el dato de que allí había dinero, mientras que el otro cuerpo era el del dueño, identificado como Vicente Oscar Gramuglia. La Policía detuvo a Jonathan Emanuel Godoy, de 27 años, quien asesinó a balazos al presunto entregador y a cuchilladas al dueño del vivero.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.