Compartir

En esta entrevista exclusiva en Infobae, la primera que da luego de abandonar la presidencia del Banco Central, el ex presidente de esa institución hace una enérgica defensa de su gestión. Cuenta su versión sobre las ventas del dólar futuro en la última parte del gobierno de Cristina Kirchner y asegura que “en ningún momento” la entonces presidenta dio la orden de vender dólar futuro por lo que califica a la denuncia penal contra ella de “demencial”. “Si los contratos de futuros que cerraron algunos funcionarios que fueron jueces y parte en la negociación se hubieran cerrado antes de la devaluación, la historia hubiera sido otra y no hubiesen ganado tanta plata” sostuvo y agregó que “el BCRA tendría que haber pagado el dolar a 9,50 y no a 15 a los que habían comprado esos dólares”.

Sobre el actual titular del BCRA, Federico Sturzenegger, afirma que tiene “un mirada muy crítica” de su gestión y lo acusa de tener “una visión muy ideologizada de la política monetaria y cambiaria“. Vanoli también revela detalles inéditos del Plan de Estabilización que le había entregado a Daniel Scioli antes del ballotage de octubre de 2015, que incluía un levantamiento gradual del cepo cambiario y una devaluación gradual del peso frente al dólar eliminando la mayor parte de las restricciones cambiarias en un plazo de 6 a 12 meses con el objetivo de evitar una brusca devaluación como ocurrió durante fines de 2015 y principios de 2016.

Además, el ex funcionario anticipó a Infobae detalles de su gestión que forman parte de su libro Patria o Dólar que esta semana llegará a las librerías de todo el país.

-¿Como analiza la economía de Cambiemos?

-Lo más complicado es el mercado interno y el gran problema es la caída del salario real. Por el momento la inflación es muy alta, yo calculo que terminará en un 25 % este año. Es necesario estimular la demanda interna, limitar la apertura importadora porque esta liberalización financiera es muy similar a la de Martínez de Hoz en el Proceso Militar y a la de la Convertibilidad. Si no se revierte el rumbo, los inversores del exterior que compraron Lebac para ganar tasas del 25 % anual se pueden ir en el futuro por problemas en los Estados Unidos en Brasil si la potencial crisis financiera si no se revierte. El contexto global puede obligar a un giro pragmático del macrismo, que hoy no vislumbra, recordando que gobiernos conservadores como Uriburu y Justo implementaron el control de cambios y limitaron importaciones además de promover una mayor regulación estatal y lo emparenta con las políticas de Trump y los vientos que cuestionan la liberalización comercial y financiera en EEUU y Europa para cuestionar que se pueda crecer sin reactivar el mercado interno. Este gobierno apuntó todo a bajar la inflación y a aumentar las inversiones y ninguno de esos factores ayudó a la economía y se sigue beneficiando al capital especulativo.

-¿Cree que el actual stock de Letras del Banco Central de la República Argentina es una bomba de tiempo como ha manifestado el ex ministro Axel Kicillof?

-El gran stock de Lebac genera un gran déficit cuasifiscal para el BCRA pero una de las preocupaciones es que este stock supera los 900.000 millones de pesos frente a los 140.000 millones que dejamos nosotros al final del 2015. En realidad lo cuadriplicó. Si bien la tasa de emisión se redujo la mayor preocupación es que una gran cantidad de esas letras estén en poder de inversores extranjeros mientras que hasta fines del 2015 estaban en poder de los bancos. Estas operaciones de Lebac pueden ser más complicadas que las de dólar futuro de fines del 2015 en caso de que los capitales que se posicionaron en esas letras decidan irse de la Argentina. El gran error ha sido eliminar las restricciones cambiarias de golpe y creer que bajando la emisión monetaria se reduce la inflación. Pero hubo suba de tarifas y de otro productos, y el gran error fue creer que antes de la devaluación los precios estaban fijados a un dolar de 15 pesos. Ese fue el gran error de Alfonso Prat-Gay, quien gracias a su denuncia por las operaciones de dólar futuro fue elegido por Mauricio Macri como ministro de Hacienda y Finanzas. Un suba en la tasa de interés no sirve para bajar la inflación y solo provoca recesión. Hoy no hay una gran coordinación en la política económica y el problema es que haya muchos funcionarios que toman decisiones económicas en este Gobierno.

– ¿Volvería a vender tantos dólares a futuro como se hizo desde junio hasta fines del 2015?

-Es muy curioso que nunca se haya cuestionado las operatorias de dólar futuro de mis predecesores que nunca convalidaron el dólar paralelo y que se venían haciendo desde el 2005. En todo el período que vendimos dólar se actúa de acuerdo a las pautas que se fijaban en el Presupuesto. Esa pauta fue una política inalterada en todas las gestiones. El BCRA tiene que cumplir objetivos y no convalidar valores del mercado paralelo que estaban muy por encima del valor del dólar oficial, y eso fue lo que nosotros hicimos. No es verdad que hubo un solo oferente como el BCRA vendiendo dólares futuro: en todo momento hubo oferentes públicos y privados en la punta compradora y vendedora. Si las operaciones de dólar futuro se hubiesen cerrado antes de la devaluación del 17 de diciembre del 2015, algunos funcionarios de este Gobierno que estuvieron de los dos lados del mostrador no hubiesen ganado tanto dinero con esas operaciones ya que no era lo mismo cerrarlas a un dolar de 9,50 que a un dolar de 15 pesos como hicieron los funcionarios del BCRA. Haber convalidado una megadevaluación generó un fuerte suba de la tasa de inflación y la devaluación se podría haber hecho en forma gradual como yo se lo plantee a Daniel Scioli antes del ballotage de octubre de 2015.

-¿Por qué cree que en la causa del “dólar futuro” se denuncia a Cristina Kirchner?

-La denuncia contra la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner es demencial. El primero que denunció la operatorias de “dólar futuro” fue Alfonso Prat-Gay y por eso Mauricio Macri lo eligió luego ministro de Hacienda y Finanzas. En la primera denuncia de Mario Negri y Federico Pinedo basada en la tesis de Alfonso Prat-Gay, la ex presidente no figuraba como imputada pero luego se la incluyó en la causa por decisión del juez Claudio Bonadio y tiene que ver con razones políticas. Esto sigue a una acción, que yo cuento en el libro y que tuvo que ver con dos intenciones: en primer lugar con generar un caos cambiario y en segundo lugar generar un DNU para removerme de la presidencia del BCRA pero si yo no renunciaba como lo hice. Lo más grave de todo fue que Sturzenegger ante una denuncia penal le consultó al juez Bonadio si debía pagar los contratos de dólar futuro al nuevo tipo de dólar y él los pagó pero había otras alternativas.

– ¿Estas alternativas son las que usted le presenta a Daniel Scioli antes del ballotage?

-Sí, exacto, nosotros teníamos un programa para salir del cepo sin una megadevaluación del peso. El plan consistía en liberar gradualmente el cepo cambiario en un lapso de entre seis meses y un año, y esto hubiera permitido reducir la brecha sin una megadevaluación que disparó la tasa de inflación y descalabró el nivel de actividad de toda la economía. En el segundo semestre del 2015 tuve muchas reuniones con Daniel Scioli y su ministra de Economía Silvina Batakis, su futura ministra para una gestión nacional. Lo primero que me dijo fue que iba a respetar mi mandato al frente del BCRA hasta setiembre del 2019 que este Gobierno no respetó. La idea era fortalecer las reservas internacionales y continuar con la estabilidad monetaria y cambiaria y acordar duplicar el swap con China. Con esto se hubiese podido mantener el esquema de flotación administrada y lograr bajar el valor del dolar de los 15 pesos que pregonaban los candidatos a ministros de Economía de Cambiemos. Alfonso Prat-Gay y Rogelio Frigerio decían que los precios estaban fijados a un dólar de 15 pesos y la realidad no les dió la razón ya que estaban fijados a un valor mucho menor y por eso los precios subieron un 45 % en el 2015. Lo triste es que en el primera semana luego de perder las elecciones arreciaron los ataques hacia mi persona. Antes, en abril del 2015, cuando llevé como asesor al BCRA a Carlos Acaputo, un amigo del Papa Francisco, ya había ataques a mi gestión desde un sector de Cambiemos y en octubre Prat-Gay efectuó la denuncia por las operaciones de dólar futuro, que incluyó un allanamiento a la mesa de dinero del BCRA en pleno horario de mercado cambiario que buscaba mi renuncia o remoción del cargo porque ellos sabían que yo me negaba a realizar una megadevaluación del peso como la que finalmente ocurrió.

-¿Cómo califica su gestión al frente del BCRA?

-Nuestra gestión al frente del BCRA incluyó una fuerte baja de la brecha cambiaria y de la inflación que bajó según todas las mediciones 12 puntos desde octubre de 2014 a octubre de 2015, a la vez que la economía retomó el crecimiento en 2015 junto a un sostenido aumento de depósitos en pesos  del 50% y de variación del crédito de 40% luego de la recesión provocada por la devaluación de enero de 2014. Actuamos siguiendo los mismos parámetros que se usaban desde 2005, es decir, fijando una tasa de interés compatible con otras tasas de mercado para mantener la estabilidad financiera y la operatoria permitió ganar $5500 millones por futuros en la gestión y una ganancia de $141 mil millones en el balance del BCRA durante 2015.

-¿Qué análisis hace de su libro Patria o Dólar?

El libro tiene dos partes. Una primera parte, que a su vez se divide en secciones que denomina el amanecer, la mañana y la tarde, incluye la experiencia de gestión en la CNV y el Banco Central y una mirada cercana y luego protagónica de lo que fue el Gobierno y la economía del kirchnerismo, desde la reflexión que valoriza y rescata, pero también en forma de reflexión crítica y no complaciente. La segunda parte del libro, la noche, es un análisis de la economía durante la gestión de Cambiemos, empezando con las promesas incumplidas, y una descripción de las políticas y medidas, trazando especialmente un recorrido de ganadores y perdedores, consecuencias y efectos durante 2016 y el primer trimestre de 2017.

Comentarios

comentarios