Compartir

La inflación del mes de mayo mostró una significativa baja, al situarse en un nivel que oscila entre el 1,5 y el 1,7 por ciento, lo cual demuestra una fuerte desaceleración del incremento de precios, teniendo en cuenta que la suba del costo de vida de abril se ubicó en el 2,6 por ciento.

Así lo aseguraron a “Río Negro” algunos analistas, quienes resaltaron que en este mes se percibió una sustancial desaceleración en el ritmo de aumento de algunos sectores sensibles para la población, como por ejemplo el rubro alimentos.

El Indec difundirá la cifra de mayo el próximo 8 de junio y se calcula que un día antes se difundirá la inflación Congreso y también la que mide la CGT.

“Sin dudas que en mayo hubo una fuerte desaceleración, sobre todo en alimentos. Además, al no haber incremento de tarifas en los servicios públicos se constató que la inflación empezó a bajar notablemente”, puntualizó la economista y consultora María Castiglioni.

Precisamente, Castiglioni consideró que el resultado conseguido en mayo es trascendente en función del arrastre que generó para este mes la elevada inflación de abril, que al registrar un elevado 2,6 por ciento se ubicó por encima de todas las previsiones estadísticas.

“Con respecto a la inflación anual nosotros estimamos que en mayo, tomando 12 meses, va estar en 24 por ciento, y consideramos que el año va a terminar con un nivel de aproximadamente 20 por ciento”, recalcó la economista.

Por su parte, el economista Nicolás Alonso de la consultora Ferreres y Asociados adelantó que la inflación se situó entre 1,5 por ciento y 1,7 por ciento en mayo, observándose una significativa baja en el nivel de aumento de precios a partir de la segunda quincena de este mes.

“Alimentos tuvo mucho que ver con ese nivel de mayo. En realidad, nos da que el aumento en este rubro estuvo por debajo del dos por ciento”, resaltó Alonso.

El economista de la consultora Ferreres resaltó que “sin dudas que la política del presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, que aumentó las tasas, tuvo un efecto positivo como para desacelerar el ritmo inflacionario que venía desde abril”.

“Para el segundo semestre estamos calculando un nivel de inflación mensual no más allá del 1,3 por ciento promedio, con lo cual para todo el año finalizaría en 19,6 por ciento, no muy lejos de la pauta establecida por el Banco Central”, agregó.

Particularmente, fuentes del Ministerio de Hacienda consideran que en junio el nivel de inflación se ubicará entre el 1,2 y 1,4 por ciento, en julio subiría levemente por el incremento del rubro esparcimiento, pero a partir de agosto podría descender por debajo del uno por ciento mensual.


Fuente: Nacionales – Diario Rio Negro

Comentarios

comentarios