Compartir

La jueza Verónica Rodríguez de Roca le confirmó al acusado los dos meses de prisión preventiva mientras esperan los resultados de ADN para saber si la hija que tuvo la víctima fue producto de los abusos.

La investigación del caso de la chica de Roca que denunció que su padre abusó de ella durante 13 años avanza en la Justicia. Ayer la jueza de Foro Verónica Rodríguez le confirmó la prisión preventiva por dos meses para el acusado por los delitos de “abuso sexual agravado por el acceso carnal reiterado en múltiples ocasiones que por su duración y circunstancias de realización configuran un sometimiento sexual gravemente ultrajante, con la promoción y facilitación de la corrupción mediante violencia, amenazas, abuso de autoridad y por resultar el autor ascendiente y encargado de la educación y guarda de la víctima”.

El defensor oficial Miguel Salomón impugnó la medida cautelar que pesa sobre su asistido basándose en que “contrariamente a lo que sostuvo la jueza de garantías en la audiencia anterior acerca de que la denuncia no fue controvertida por esta parte, yo sostuve que no hay evidencia material y rechacé el testimonio de la hermana”.

Además argumentó “que la medida solicitada por la fiscalía estuvo justificada por medidas que quedaban por realizar, esto es concretar un hisopado bucal a mi cliente, cuestión que ya se realizó. Para la defensa los peligros procesales no están acreditados”.

En cambio la fiscal jefe Graciela Echegaray, sostuvo que respecto del peligro de fuga “se encuentra en las amenazas del acusado. Le decía a la víctima que si realizaba la denuncia de lo que estaba ocurriendo, él podría permanecer oculto en el campo donde pasó gran parte de su vida. Tal como expresó la defensa, el señor no tiene recursos para irse, pero tampoco tiene un arraigo definitivo en la ciudad”.

En cuanto al entorpecimiento de la investigación, “existen indicios que justifican la sospecha. Uno de los hijos ha expresado su pesar respecto de la detención de su padre y se ha dirigido a sus hermanos respecto de ello. Además resta tomar testimonio a otras personas, como a diferentes operadores que han tenido contacto con el derrotero de estos hechos”, aclaró Echegaray.

Además aseguró que se debe esperar el resultado del ADN respecto de la paternidad de la hija de la víctima, y de confirmarse esto, el entorpecimiento y la fuga “se subraya aún más, ya que el monto de la pena aumentaría”.

Luego de escuchar a las partes, la jueza Rodríguez confirmó la prisión preventiva “ya que entiendo que se encuentran reunidos los requisitos del Artículo 109, más allá de los argumentos de la defensa. Hablamos además de abusos sexuales intrafamiliares, que dadas las características son delitos calificados. Resta prueba por diligenciar, más allá del resultado del ADN, y voy a coincidir con que el detenido podría llegar a influenciar en los testigos, baso esta resolución en el entorpecimiento de la investigación a solo efecto de que se provea la prueba pendiente por producir”.

Acusación

Según la acusación fiscal “los padres de la víctima se separaron, y junto a sus hermanos se fueron a vivir con el papá, quien a partir de ese momento y hasta los 19 años sometió a la víctima en los tres domicilios donde residieron junto a él. Los mismos culminaron cuando la joven pudo irse de la casa paterna junto a su hija, que presumiblemente sería resultado de los abusos que sufrió la denunciante por parte de su padre”.

Leer mas

Comentarios

comentarios