Compartir

(Getty)

Dos tiempos de 30 minutos con un reloj que se detendrá toda vez que la pelota no esté en juego, que un jugador toque la pelota para sí mismo en un tiro libro o un tiro de esquina o cobrar un gol en contra cuando un jugador frene la pelota con la mano sobre la línea de gol son algunas de las modificaciones radicales en el fútbol que la International Football Association Board (IFAB) incluyó en un documento oficial para ser analizadas y puestas en práctica para su evaluación.

El objetivo de las propuestas es el de agilizar el juego. Estudios indican que el tiempo efectivo de movimiento del balón se reduce a sólo 60 minutos de los 90 estipulados, por las distintas acciones, ya sean cambios, jugadas de pelota parada, lesiones o hasta la mismísima pérdida de tiempo de los futbolistas para especular con algún resultado.

Es por esto que la idea es que los partidos se jueguen en tiempos de 30 minutos de juego real, los que serán regidos por un cronómetro que se detendrá cuando la pelota no esté en juego.

En este sentido, el básquet es el espejo en el que se mira la IFAB y el organismo evaluará en partidos de fútbol sin mayor trascendencia qué ocurre si el reloj se detiene cuando la pelota no está en juego para dinamizar el juego sin cortes innecesarios y favorecer así el espectáculo.

Cabe mencionar que en básquet, basados en ese mismo espíritu, el tiempo de juego real es de 40 minutos dividido en cuatro cuartos de 10 minutos, para la FIBA, mientras que en la NBA se juegan cuatro periodos de 12 minutos cada uno. En el primer caso el periodo máximo de posesión es de 30 segundos y en el segundo, de 24. Además, el tiempo que se tiene para sobrepasar el medio del campo es de 10 segundos.

Noticia en desarrollo

Leer mas

Comentarios

comentarios