Centro de Informes

Cipo está cuarto y va por más en el Federal de básquet

Cipolletti arrancó la 2018/2019 del Federal con malos resultados. El inicio incluyó seis derrotas consecutivas pero el Albinegro revirtió la historia por completo y ahora acumula el mismo número, pero de victorias seguidas. La última fue la más resonante, ya que bajó al puntero en casa y con su organizador de juego lesionado. Andrés Boni no pudo ser de la partida, pero el equipo se brindó al máximo y hasta el último jugador de la plantilla para provocarle la segunda caída en la temporada a Villa Mitre.Cristian y Sebastián Godoy Vega anotaron 19 cada uno, seguidos de Sebastián Tomasevich (18) y Francisco Hoffmann (17). Con los hermanos afuera por acumulación de faltas, juveniles como Andreotti, Barrera y Tabbach tuvieron minutos y cumplieron con creces frente a un rival de extrema jerarquía. A falta de 22 segundos, Paolo Casale fue a la línea tras tomar un balón suelto y recibir la infracción de un rival. El interno dialogó con ‘‘Río Negro’’ y contó que uno de los rivales lo quiso mufar cuando iba a tomar los lanzamientos. ‘‘Los libres fueron tremendos. El primero rebotó en todos lados y entró, el segundo ya lo tiré más cómodo. Harina me nombró un par de personajes de Bahía Blanca, pero yo le retruqué y nos reimos’’, confesó. Casale valoró la presencia de sus compañeros más jóvenes: ‘‘Tener juveniles con carácter, que vayan al frente, te da un plus respecto de otros equipos. Ellos saben que tarde o temprano van a jugar y el domingo lo demostraron’’, opinó. Sobre el comienzo dificultoso, Paolo dijo: ‘‘Perdimos un par de partidos por poco y después empezamos a jugar mal. Fue un momento duro, pero nunca tuvimos una pelea y lo que teníamos que hablar se habló para mejorar’’. Por su parte, Cristian Godoy Vega creció en lo individual a medida que el equipo fue mejorando. ‘‘Fue un triunfo de equipo porque todos aportamos. Me pone muy contento lo de los más chicos porque se como trabajan y son muy importantes’’, subrayó. ‘‘No cambiamos mucho respecto del arranque, tanto el cuerpo técnico como nosotros siguió laburando. Al principio quizás no ligamos. Esta vez los dioses del básquet, como dice un amigo, están jugando a nuestro favor’’, comentó entre risas.Jugar con su hermano le da un plus. ‘‘Había estado cerca de arreglar en Cipo la temporada anterior, pero se dio ahora. Estoy muy cómodo. Los amigos que tenemos en común ya no se tienen que dividir para seguir los partidos’’, finalizó. Mañana a las 22 en el Municipal de Cipolletti, el Albinegro (7-7) recibirá a Sol de Mayo (4-8).

Cipolletti arrancó la 2018/2019 del Federal con malos resultados. El inicio incluyó seis derrotas consecutivas pero el Albinegro revirtió la historia por completo y ahora acumula el mismo número, pero de victorias seguidas.

La última fue la más resonante, ya que bajó al puntero en casa y con su organizador de juego lesionado. Andrés Boni no pudo ser de la partida, pero el equipo se brindó al máximo y hasta el último jugador de la plantilla para provocarle la segunda caída en la temporada a Villa Mitre.

Cristian y Sebastián Godoy Vega anotaron 19 cada uno, seguidos de Sebastián Tomasevich (18) y Francisco Hoffmann (17). Con los hermanos afuera por acumulación de faltas, juveniles como Andreotti, Barrera y Tabbach tuvieron minutos y cumplieron con creces frente a un rival de extrema jerarquía.

A falta de 22 segundos, Paolo Casale fue a la línea tras tomar un balón suelto y recibir la infracción de un rival. El interno dialogó con ‘‘Río Negro’’ y contó que uno de los rivales lo quiso mufar cuando iba a tomar los lanzamientos.

‘‘Los libres fueron tremendos. El primero rebotó en todos lados y entró, el segundo ya lo tiré más cómodo. Harina me nombró un par de personajes de Bahía Blanca, pero yo le retruqué y nos reimos’’, confesó.

Casale valoró la presencia de sus compañeros más jóvenes: ‘‘Tener juveniles con carácter, que vayan al frente, te da un plus respecto de otros equipos. Ellos saben que tarde o temprano van a jugar y el domingo lo demostraron’’, opinó.

Sobre el comienzo dificultoso, Paolo dijo: ‘‘Perdimos un par de partidos por poco y después empezamos a jugar mal. Fue un momento duro, pero nunca tuvimos una pelea y lo que teníamos que hablar se habló para mejorar’’.

Por su parte, Cristian Godoy Vega creció en lo individual a medida que el equipo fue mejorando. ‘‘Fue un triunfo de equipo porque todos aportamos. Me pone muy contento lo de los más chicos porque se como trabajan y son muy importantes’’, subrayó.

‘‘No cambiamos mucho respecto del arranque, tanto el cuerpo técnico como nosotros siguió laburando. Al principio quizás no ligamos. Esta vez los dioses del básquet, como dice un amigo, están jugando a nuestro favor’’, comentó entre risas.

Jugar con su hermano le da un plus. ‘‘Había estado cerca de arreglar en Cipo la temporada anterior, pero se dio ahora. Estoy muy cómodo. Los amigos que tenemos en común ya no se tienen que dividir para seguir los partidos’’, finalizó.

Mañana a las 22 en el Municipal de Cipolletti, el Albinegro (7-7) recibirá a Sol de Mayo (4-8).

Leer más

Agregar comentario

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.