Compartir

Gustavo Aníbal Olivera (53) fue condenado a 16 años de prisión al ser hallado culpable de haber asesinado de una puñalada en mayo de 2016 al joven músico Eduardo Cicchino porque gritó un gol de Boca en un bar del barrio porteño de San Telmo.

Comentarios

comentarios