Compartir

Fotos: Hebe Rajneri

“Ya está llorando otra vez”, se queja el marido de Miriam. Pero Miriam no lo puede evitar: llora. Su hija Gabriela, que tiene 16 años, se fue de la casa a los 12 para hacer el secundario en Maquinchao, donde funciona una residencia para estudiantes. Y desde entonces, la extraña. “No hay secundario en Colan Conhue”, explica la mujer.

Miriam tiene 46 años y dos hijos más. Sabe, como todas las madres de este paraje, que debe prepararse para que a los 12 o 13 años los chicos se vayan 160 kilómetros al sur, para seguir con los estudios. Y debe prepararse también, para verlos cada 15 días, si tiene suerte y alguien que la lleve hasta allá. “La llamo todos los días para ver cómo está”, agrega. “Y cuando termine el secundario dice que se quiere ir a Roca, a estudiar fotografía. Los chicos dicen que acá no tienen futuro”, se lamenta.

En las pocas calles que tiene Colan Conhue no hay adolescentes a la vista. Hay nenes que andan en bici, y otros que juegan a la pelota en la única cancha de fútbol, que forma parte del patio de la escuela primaria. También hay adultos. Entre unos y otros suman los algo más de 150 habitantes que tiene este paraje rionegrino. Pero los chicos, entre los 12 y los 17 años no forman parte de esa ecuación.

La razón es una sola: como en muchos de los parajes de la zona, no hay escuelas secundarias, así que los chicos tienen que, obligatoriamente, ir a estudiar a otro lugar.

“El mío no había cumplido los 12 cuando se fue. A veces no podía viajar cada 15 días y sólo lo veía dos veces al año”, cuenta Rosa, que tiene 4 hijos dos de los cuales dos ya están en Maquinchao. “Pero si no fuera por las residencias no hubieran podido estudiar. Y aunque nosotros los extrañamos, sabemos que están bien”.

“El día que se fue, se me partió el alma”, se suma Roxana.

Es el caso de Ana Inés. Su hija, Ayelén, estudia derecho en la Universidad Nacional del Comahue, en Roca. Pero antes, hizo el secundario en Maquinchao (ver aparte). Ana no se acostumbra a la idea de haber dejado de vivir con su hija a los 12 años. Y de hecho, está pensando seriamente en la posibilidad de mudarse a Roca para que el más pequeño de la casa, Nehuen, haga el secundario en el CET 1 el año próximo. “Me gusta la idea de que la familia vuelva a estar toda junta. Hace muchos años que nos estamos todos en el mismo lugar”, dice, mientras atiende la despensa con la que se sostiene la economía familiar. Para sumar, y poder mandarle plata a su hija, además vende leña, y también pan casero.

María Cristina Alvarez tiene 70 años y vive sola en el paraje, en una casa desde la que se ve una pequeña laguna. Ella crió acá a sus cuatro hijos. Todos hicieron el secundario en otro lugar, y ya tienen su vida armada en Jacobacci, y en Roca. En una y otra ciudad, viven sus doce nietos. Cuando quiere verlos, se sube a su auto y va. A veces la visitan, y le traen lana que ella misma hila y teje, al ladito de la cocina a leña que calienta su casa. “Dónde me voy a sentir mejor que acá”, se pregunta ella, que no se imagina su vida fuera de Colan Conhue, como sus hijos, y muchos de los jóvenes que vivieron acá. “Ellos ya no vuelven al paraje”.


Fuente: Últimas Noticias – Río Negro

Comentarios

comentarios