Compartir

El matrimonio asesinado

La investigación por el doble crimen del matrimonio en Flores tomó un giro inesperado y ahora la Policía apunta contra la hija de las víctimas y su esposa. Es por esto que allanaron el domicilio de la mujer y secuestraron ropas con presuntas manchas que serán analizadas para ver si se trata de sangre.

“Su hija siempre estaba con los padres. Estaba todo bien entre ellos”, contó un vecino del matrimonio asesinado. Según trascendió, los padres se oponían a la relación entre su hija, una mujer de 43 años hipoacúsica y con retraso madurativo, y su pareja. Al parecer, esto afectó la relación familiar y es allí donde los investigadores -que ya descartaron el robo como móvil del caso- apuntarán su cañones. Según revelaron, la puerta no estaba forzada, no se llevaron ningún elemento de valor y no había desorden en la vivienda.

Las víctimas fueron asesinadas a puñaladas en su casa del barrio porteño de Flores. El hecho fue descubierto en una casa de dos plantas situada en la calle Morón al 2700, frente al hospital Álvarez, por la hija de la pareja. Las víctimas fueron identificadas por Orlando Gianelli, de 79 años, y su mujer Hilda.

La mujer entró con sus propias llaves a la vivienda y halló a su madre ensangrentada, boca arriba, en el living de la planta baja, mientras que su padre estaba en la cama de una habitación del primer piso con heridas cortantes en el abdomen. Trascendió que el hombre tendría problemas de movilidad desde hace tiempo, por lo cual los investigadores manejaban al inicio del caso más de una hipótesis.

Por un lado, la de un doble asesinato con la intervención de un tercero o más de un posible asesino. Pero también la alternativa de un homicidio supuestamente ejecutado por la mujer, quien luego se habría suicidado. Sin embargo, con el correr de las horas la mirada de los detectives también se dirigió hacia la hija del matrimonio. El caso es investigado por la Fiscalía en lo Criminal y Correccional 30, subrogada por el fiscal Pablo Recchini, y por la comisaría 50 de la Policía de la Ciudad.

Entre otros detalles se supo que una sobrina de las víctimas que había recibido un mensaje de texto de la hija del matrimonio fue quien llamó a la línea de emergencias 911 y minutos después llegaron al lugar los efectivos.

Comentarios

comentarios