Compartir

El Gobierno de Donald Trump decidió ayer poner fin al programa de protección migratoria que permitía a más de 200.000 salvadoreños vivir y trabajar de forma legal en el país. El Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) fue creado en 1990 y proporcionaba refugio a los afectados por circunstancias especiales en sus países de origen: terremotos, inundaciones, huracanes, guerras y otro tipo de desastres.

En la actualidad, el TPS ampara a cientos de miles de personas de alrededor de 10 países. Tras esta decisión, los salvadoreños que disfrutaban de este programa, el cual les fue otorgado tras los efectos del terremoto de 2001, tienen hasta el 9 de septiembre de 2019 para regularizar su situación o abandonar Estados Unidos.

Ante estas alternativas, estos miles de salvadoreños, que llegaron hace décadas a EE.UU., se arriesgan a la deportación. Los salvadoreños no son los primeros que ven peligrar su situación fruto de la promesa política de Trump de endurecer la política migratoria. Ya ocurrió con haitianos y nicaragüenses.

Leer mas

Comentarios

comentarios