Centro de Informes

El agro norteño está en llamas por los fletes y las retenciones

Aunque en la campaña anterior el ferrocarril Belgrano reemplazó a unos 90 mil camiones, el 85% de la cosecha de granos del norte argentino sigue llegando a los puertos por rutas nacionales y con tarifas 30% más caras que las del tren.

Con precios planchados, insuficiencia de lluvias, bajos rindes y elevados fletes, el agro de la región está en llamas.

El pasado martes dirigentes de la Mesa de Enlace del NOA y NEA le presentaron al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra, el sombrío diagnóstico de la actividad. Tras más de tres horas de exposición, se retiraron con las manos vacías.

La mesa regional, que quedó conformada en diciembre por asociaciones de productores rurales de Salta, Jujuy, Tucumán, Santiago del Estero y Chaco, reclamó la eliminación o rebaja de las retenciones a un máximo del 5% para las legumbres y cereales del norte argentino.

El agro de la región solicitó que el régimen diferencial se refleje de manera automática en los precios de pizarra y en la liquidación primaria de granos, para recuperar la viabilidad de las producciones y reducir los índices de pobreza, indigencia y desempleo en las provincias norteñas.

Las entidades rurales pidieron que las producciones de soja, maíz, trigo y girasol del NEA y NOA sean consideradas como economía regional, para alivianar las pesadas cargas fiscales.

Los productores salieron del encuentro frustrados, luego de que Basterra ratificara que la suba de las retenciones se aplicará sin diferenciar a la producción agrícola del norte frente a la de la zona pampeana. “Una vez más, la política se devora a la lógica. Nos condenaron a desaparecer. No vamos a rendirnos. Nuestra lucha sigue adelante”, manifestó la Asociación de Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte en un duro comunicado.

El pasado 14 de diciembre el nuevo gobierno aumentó las retenciones del 24,7 al 30% en la soja y del 6,7 al 12% en el trigo y el maíz. La ley de emergencia, que aprobó el Congreso en el cierre de 2019, dio luz verde a un esquema por el que los derechos de exportación podrían incrementarse hasta el 33% en la soja y el 15% en el maíz.

Cuentas en rojo

Las entidades rurales de la región insisten, con informes en la mano, que la actividad tiene rentabilidad negativa en el norte del país incluso para productores con campos propios.

Sostienen que el aumento de la presión fiscal tendrá serias consecuencias económicas y sociales en el NOA, donde cerca del 60% de la producción de granos se desarrolla bajo arrendamientos.

Con las cosas como están, de cada tres camiones que salen hoy con granos desde Salta, uno es para pagar las retenciones. Y con los otros dos, deben cubrirse costos producción, gastos de transporte y cargas impositivas cada vez más asfixiantes.

En este punto, el vicepresidente de la Asociación de Productores de Legumbres del NOA, José Iglesias, remarcó que entre el norte y el centro del país hay “diferencias abismales” en los costos de producción, los rendimientos de las cosechas y los fletes.

El peso del flete

Un informe que acaba de publicar la Bolsa de Comercio de Rosario, en base a un trabajo de los economistas Julio Calzada y Blas Rozadilla, reveló el impacto que tienen los fletes para las áreas agrícolas del NOA y NEA por el distanciamiento con los puertos.

El costo de llevar granos desde Salta hasta el Gran Rosario representa hasta el 29% del precio del maíz puesto en los puertos y el 17% del valor de la soja. Productores de Las Lajitas y otras localidades anteñas pagan 42 dólares por cada tonelada transportada en camiones.

En Metán (38,4 dólares) y Rosario de la Frontera (US$ 37,6%) la incidencia del flete también es casi tres veces mayor que en la región pampeana.

En áreas de la zona núcleo, localizadas a menos de 200 kilómetros de las terminales portuarias, la tarifa (de 14,6 dólares por tonelada) equivale al 10% del precio del maíz y el 6% del valor de la soja.

En localidades del norte santafesino, como Tostado, ubicadas a menos de 500 kilómetros del Gran Rosario, productores pagan entre 27,5 y 28,7 dólares por tonelada. La tarifa regulada para los camiones en esa zona representa el 20% del valor del maíz y el 11% en la soja.

El flete a Rosario cuesta 20 veces más que a China 

La tarifa camionera es 21 veces más alta que la de los buques que llevan los granos a Europa.

Una formación del Belgrano en el puerto de Rosario.

Transportar granos desde Salta hasta los puertos del Gran Rosario en camiones cuesta casi 21 veces más que enviarlos en barcos a China y al mercado europeo. Así lo hizo notar la Bolsa de Comercio de Rosario a través de su Dirección de Informaciones y Estudios Económicos.

El trabajo señala que entre Joaquín V. González (Salta) y las terminales portuarias de Rosario hay 1.150 kilómetros. La tarifa del transporte de granos en camión es, para esa distancia, de 41,59 dólares por tonelada. Son 0,0362 dólares por cada kilómetro y tonelada.

La tarifa de los barcos que llevan los granos desde Rosario hasta Rizhao (China) es de 37 dólares por tonelada. Entre ambos puertos hay 21.203 kilómetros. El costo de transporte es de 0,00175 dólares por cada kilómetro y tonelada.

Resumiendo cuentas, el flete interno en camiones es para la producción agrícola de la provincia 19,73 veces más caro que el marítimo internacional hasta el gigante asiático.

Rosario-Rotterdam

Las empresas navieras que transportan los granos desde las 
terminales de Rosario hasta el puerto de Rotterdam, en Holanda, cobran 21 dólares por tonelada. Son 12.078 kilómetros. Traducida en toneladas por kilómetro, la tarifa marítima es de 0,00174 dólares. En consecuencia, el flete desde Joaquín V. González hasta el Gran Rosario es 20,80 veces más elevado que el de los buques que llevan la producción agrícola de Anta hasta el puerto de entrada del mercado europeo.

No solo granos

Los fletes que liman la competitividad de las economías regionales del norte también se expresan, con absurdas diferencias, en la exportación de productos con valor agregado en contenedores. 

Los movimientos de la zona franca de General Güemes (Cozofra) muestran la fuerte incidencia que tienen los gastos de transporte en la actividad agroindustrial de Salta.

En una de las operaciones que consultó El Tribuno, el flete de 125 toneladas despachadas a Buenos Aires costó 7.889 dólares, mientras que el transporte marítimo del embarque hasta la ciudad portuaria de Livorno, en Italia, salió 3.000 dólares. 

El transporte de otra carga agroindustrial de 75 toneladas que se despachó en camiones portacontenedores hasta Buenos Aires costo US$4.884, el doble que los US$2.250 del flete naviero hasta Mersin (Turquía).

Otro contenedor, con 25 toneladas, pagó un flete de 1.584 dólares desde Salta hasta Buenos Aires, y de solo US$625 por el extenso viaje marítimo que lo llevó hasta el puerto de Yokohama (Japón).

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.