Centro de Informes

El FMI omnipresente en las conversaciones sobre el futuro

Por Gabriela Origlia

Argentina en general corre detrás del tiempo. Mientras la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) termina la cuarta revisión del acuerdo y se reunió con la oposición en el país y con Mauricio Macri en Osaka, ya se empieza a analizar qué pasará el año próximo cuando operen los últimos desembolsos y comiencen los vencimientos. En este contexto Christine Lagarde dejó el FMI para conducir el Banco Central Europeo y es reemplazada interinamente por David Lipton, un duro. Pero, más allá de quien conduzca el organismo, el país deberá cumplir sus compromisos.
Alberto Fernández y Roberto Lavagna se reunieron con el director del Departamento del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, y el representante del organismo en Buenos Aires, Trevor Alleyne. A todos les interesa que pasará después de la elección y de la asunción del nuevo Gobierno: entre 2019 y 2023 el organismo desembolsará al país unos US$ 7.000 millones correspondientes al actual programa stand by; el último giro será en julio 2021. Después, llega el momento de devolver lo recibido, US$56.600 millones en total.
Fernández les pidió que “no tiren esos US$11.000 millones a ese saco roto de las finanzas de Macri. ¿Le van a dar para que siga entregando los dólares para que salgan del sistema?. La dupla Lavagna y Juan Manuel Urtubey planteó que, en caso de ser electos, renegociarán los plazos del acuerdo “porque, así como están, ahogan por muchos años la esperanza de crecimiento de los argentinos ¡Ellos y el gobierno lo saben!”.
Lagarde, poco antes de dejar el cargo, reiteró su apoyo al programa de estabilización económica de Argentina y destacó “los continuos esfuerzos de políticas para abordar las vulnerabilidades económicas, incluida la reducción de los desequilibrios fiscal y de cuenta corriente del país, y el combate decisivo de la inflación. Estos esfuerzos están comenzando a dar resultados y deberían sentar las bases para el retorno de la confianza y el crecimiento”.
El tema está presente en cada reunión donde hay economistas. En Córdo ba, Carlos Melconian y Martín Redrado –quienes compartieron un panel en el 12 Congreso del Iaef- coincidieron en que (más allá de las palabras que se usen para hablar de él), el acuerdo con el Fondo es uno de los grandes temas de la agenda. Prefieren no referirse a “reestructurar”, pero sí enfatizaron que debe ser reformulado o “iniciar una nueva etapa”.
Redrado dijo que será mejor que el nuevo programa “no se haga en Washington sino en la Argentina”. Melconian reconoció preocupación sobre los montos a pagar al FMI: “Hasta 2021 hay poca amortización, pero en 2022 y 2023 habrá que devolver los u$s50.000 millones. El Gobierno que asuma requerirá que el Fondo esté en el cuadrilátero”. Ese cuadrilátero, explicó, se compone de la economía, la política, la Justicia y el FMI. “El único que le puede pagar al Fondo es el Fondo, así que más vale que lo invitemos”, agregó.
Emmanuel Alvarez Agis, exviceministro de Economía de Cristina Fernández, también habló. “El problema de la Argentina no es el FMI, sino nosotros o, en todo caso, la receta que dieron a un país con sus particularidades y su obsesión con el dólar. Yo tenía un prejuicio ideológico, porque esa receta de ajuste monetario y fiscal fue sufrida por todos los países, pero cuatro países mejoraron, crecieron y equilibraron las cuentas luego de los últimos cinco stand by firmados, con excepción de Grecia. El riesgo que enfrenta el Fondo es que la Argentina sea la próxima Grecia”.
Desde el Gobierno la mirada es más optimista; incluso el titular de Hacienda, Nicolás Dujovne ratificó que no está preocupado por los vencimientos ni por el nivel alcanzado por la deuda (en su mayor parte concentrada en lo interestatal).
Sin embargo, la presunción generalizada es que gane quien gane, se tendrá que sentar con el Fondo y conversar cómo seguir hacia adelante. Es cierto –como advirtió Redrado- que cuando los argentinos mencionan la idea de rediscutir por su historia surge la noción de default. Hasta el momento nadie del arco político planteó abiertamente esa posibilidad más allá de que los antecedentes del kirchnerismo (y la desconfianza de que no se Alberto Fernández el que tome las decisiones) abre inquietud para con ese sector.

La entrada El FMI omnipresente en las conversaciones sobre el futuro se publicó primero en Diario Alfil.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.