Compartir

La telemedicina pretende ampliar el acceso de los tratamientos de salud (iStock)

La telemedicina promete reestablecer criterios, metodologías y estrategias globales de salud. Por algo, está clasificada como la medicina del futuro. A través de telecomunicaciones interactivas busca mejorar la salud de una persona, permitiendo la comunicación interactiva en tiempo real entre el paciente y el médico o el profesional a distancia. Con sólo sentarse frente a una computadora, laptop o celular, un paciente, o una persona de su entorno, puede efectuar una consulta y obtener un diagnóstico certero con el tratamiento adecuado. También puede emplearse en casos donde se busca una segunda opinión médica.

La innovación hace tiempo que viene ganando espacio en el desarrollo de la medicina. Su principal propósito es ampliar el acceso a tratamientos de salud: popularizar, democratizar y proliferar la atención médica. La evolución de su alcance prevé superar los límites a los que estaba destinado: se piensa para servicios militares, de prisiones o de zonas rurales alejadas. La intención es ofrecer servicios virtuales de salud de bajo costo y de resolución inminente. Tratamientos online 24 horas de diagnósticos comunes e inconvenientes que contrasten con atenciones médicas convencionales que demanden tiempos y gastos de traslado.

El Programa de Telemedicina del Garrahan permite que se accedan a consultas médicas con los profesionales, evitando derivaciones o traslados innecesarios (iStock)

Uno de los más relevante e innovadores proyectos relacionado a la materia y referente de la región es el Programa de Telemedicina del Hospital Garrahan. Enfocado en la pediatría, este es de suma utilidad para el momento, ya que se va acercando el invierno y junto con ello, la vulnerabilidad a descensos bruscos de temperaturas, a virus que merodean en el ambiente y a cualquier tipo de afección que no esté ligada a una época estacional. Además, puede ser un aliado que brinde tranquilidad para un eventual viaje de vacaciones.

La oferta es ambiciosa: otorgar asistencia médica a la distancia junto a más de 220 instituciones públicas de salud de todo el país en las que se atienden niños. El abordaje es por medio de programas telemédicos denominados de Referencia y Contrarreferencia, que son más de 20 y se llevan adelante con el aporte de Fundación Garrahan. Se estima que dan respuesta a más de 5000 consultas pediátricas a distancia por año. Pero las tareas no terminan allí. También colaboran con otros centros pediátricos del país y actividades de educación en salud: se realizan más de 600 videoconferencias con más de 80 equipos instalados en distintas provincias en los últimos tres años que componen la red de telemedicina.

Con más de 220 centros del país conforman la Red de Nacional de Oficinas de Comunicación a Distancia (iStock)

"También realizamos programas específicos de atención de pacientes agudos. Por ejemplo, la terapia intensiva del Hospital Garrahan con la terapia intensiva del Hospital de Santiago del Estero trabajan en conjunto en un programa que se llama TeleUCI, donde todos los días atendemos diariamente", comentó a Infobae Roberto Debbag, vicepresidente de la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica y miembro del Consejo de Administración y coordinador del Programa de Telemedicina.

El especialista valoró el gran progreso alcanzado en los últimos dos años: "Modernizamos toda la infraestructura y se creó el Programa Nacional de Telesalud Pedíatrica donde nosotros somos el centro coordinador y recibimos todas las consultas de Hospitales pedríatricos y generales del país", señaló. Y agregó: "En muchos lugares remotos no tienen acceso a Internet. Por ejemplo, en sitios de Jujuy. A través del programa nacional se han colocado antenas satelitales -en Tilcara, Ledesma, Humahuaca- que están dentro de hospitales de menor complejidad. A los lugares más remoto llegamos no solo con Internet, sino también con ARSAT 2, que es satélite que estamos usando".

Los síntomas más consultados son dolores de cabeza, tos, malestar gastrointestinal, alergias y erupciones, además de los habituales golpes y traumatismos. "Como nosotros somos un centro de referencia nacional, las más frecuentes son las que se llaman de segunda opinión, donde el pediatra en un lugar muy remoto no puede acceder a los especialistas como los que hay en el Hospital Garrahan", agregó Debagg. Las más usuales son referidas a con consultas específicas "genéticas, infectológicas, neurológicas, errores en el metabolismo congénito".

Sus tareas son consultas a distancia, consultorios virtuales por videoconferencia, teleseguimiento de pacientes, telediagnóstico y teletratamiento (iStock)

Los expertos consideran que los servicios de salud en línea favorecen la atención integral de los pacientes, combaten la desigualdad de acceso a los recursos sanitarios, reducen el tiempo de espera tanto para diagnósticos como para tratamientos a través de consultas remotas, conceden nuevos entornos organizativos y estimulan el trabajo en red, promueve la globalidad y la interoperabilidad en las organizaciones sanitarias, y permite que los pacientes estén más informados y sean más responsables de su enfermedad.

En el devenir esperan la expansión profesional de moderno método, prometiendo abordar enfermedades más agudas y tratar también episodios crónicos y condiciones de salud más severas, sin desviarse en el camino potencial del principal objetivo: la migración de hospitales y clínicas hacia los dispositivos domésticos y móviles con el fin de aumentar el radio de influencia.

LEA MÁS:

Salud fetal y cardiopatías congénitas: avances claves en medicina pediátrica

Cómo piensa el gurú de la telemedicina, el método rupturista de atención médica

Virtual y sin barreras: así será la medicina del futuro

Historia Clínica Electrónica: el nuevo sistema para mejorar la salud del paciente

Leer mas

Comentarios

comentarios