Compartir

La fiscal Graciela Echegaray pidió la pena de 18 años de prisión para el acusado de matar a Guillermo Cotal, quien recibió un disparo de un arma calibre 45 cuando conducía su auto por las calles del barrio Colonizadora de Allen. En los alegatos la funcionaria judicial se refirió al “temor” que empañó las audiencias, ya que varios testigos tuvieron que ser llevados a declarar por la fuerza pública porque tenían miedo de hablar.

Asimismo, puso de relieve la cruda realidad que atraviesa un sector de Allen, donde los vecinos tienen que convivir con los enfrentamientos entre bandas narco por la venta de drogas y el control del territorio.

“Si tuviera que ponerle un lema a este juicio sería: mejor no venir a la citación judicial que morir por declarar. Porque eso fue lo que vimos en todos los testigos: temor, temor, temor”.

Esa fue la definición que eligió la fiscal para graficar lo que ocurrió durante el debate por el homicidio de Guillermo Cotal, ocurrido en agosto del 2014.

El juicio mostró lo que sucede en el noroeste de Allen, donde el narcotráfico ha ganado terreno durante los últimos años. Testigos que no concurrieron a declarar y otros que tuvieron que ser trasladados con la policía para que respondieran las preguntas de los jueces dejaron a la luz el submundo de las drogas, en el que hablar puede ser motivo de la peor venganza.

La hipótesis del caso, confirmada por la Fiscalía de Cámara, se centró en que Juan Belmar, imputado por el homicidio, fue quien efectuó el disparo que mató a Cotal cuando este conducía su Renault 19, en el barrio Colonizadora. Antes del hecho había ocurrido una discusión a la que la fiscal calificó como “una de tantas, que a esta altura de los alegatos no puedo hablar de grupos antagónicos, como si fueran niños de jardín que disputan por una cuestión menor. Las peleas de estos grupos antagónicos tienen como motivo la droga, el reparto del lugar de venta de la droga, discusiones por jefes de bandos que están en la droga”.

La fiscal indicó que al acusado no sólo lo imputaron 4 testigos como autor del hecho. También citó pericias (como el dermotest que arrojó resultados positivos) y repasó los resultados de allanamientos y otras pericias. “El autor demostró absoluto desprecio por la vida ajena y aprovechó la situación de vulnerabilidad de la víctima que iba en su auto, totalmente ajeno a las discusiones de bandas narco, como lo han dicho aquí los testigos”, agregó la fiscal al solicitar que al imputado se le imponga una pena de pena de 18 años de prisión.

La representante del Ministerio Público Fiscal pidió se fotocopiaran “las actas de debate y que se remitan a la Jefatura de Policía de Río Negro en virtud de que se investigue si los dichos acerca de que la policía da aviso de los allanamientos son reales.

La madre de Cotal, constituida como querellante y representada por la abogada particular Denise Mari, pidió que Belmar fuera condenado a 20 años de prisión. En tanto el Defensor Oficial del imputado, Oscar Mutchinick, solicitó la absolución por el beneficio de la duda. La sentencia se conocerá el 28 de junio en la Cámara Criminal Segunda, integrada por los jueces Gastón Martín, María Evelina García Balduini y Oscar Gatti.


Fuente: Policiales – Rio Negro

Comentarios

comentarios