Compartir

El ambicioso proyecto productivo del municipio catrielense comienza a dar sus primeros pasos. Días atrás el Poder Ejecutivo adquirió 70 hembras con las que, por medio de inseminación, pretende generar animales de alta calidad para comercializar en toda la provincia. A fines de febrero se realizará la primera tanda de inseminación. Cuando esté en pleno funcionamiento, el Ejecutivo municipal proyecta que tendrá 60 capones por semana listos para faenar. Se estima que llegarán a tener 3.500 cabezas de cerdos.

De las madres que compró el municipio muchas llegaron desde Río Colorado y otras se adquirieron a productores de Catriel, Peñas Blanca y Valle Verde.

En tanto el semen para la inseminación artificial llega desde Río Cuarto (Córdoba) y según el intendente Carlos Johnston son de cerdos de “alta calidad”. Hay un equipo de profesionales que trabaja en logística del proyecto embrionario.

Además ya se encuentra en funcionamiento la planta de faena y el frigorífico. Si bien está orientado a los cerdos, también está preparado para otras especies menores como ovinos, aves y caprinos. El municipio catrielense considera que Catriel y las zonas de influencia como Valle Verde y Peñas Blancas tiene un gran potencial de producción, pero “necesitan” tecnóloga para hacer más eficiente los recursos.

Desde la intendencia de Catriel se confirmó que esperan una habilitación desde Viedma para instalar una maquinaria que permitirá faenar hasta 35 capones por hora. Actualmente la faena llega a 30 por día. Este mejoramiento tecnológico será clave para que los números cierren. Con la logística actual los costos operativos y de funcionamiento son elevados para el volumen de faena y comercialización que se está realizando. Es decir que todavía el proyecto no genera ganancias y se encuentra en una etapa de inversión.

Por ahora el frigorífico se abastece únicamente de productores privados, principalmente de Catriel y sus zonas aledañas. Es el primer proyecto alternativo que hace el municipio con recursos propios y el único en la provincia en este rubro.

El municipio creó una fundación que fue inaugurada en noviembre del 2016 con la presencia del gobernador Alberto Weretilneck. Ese mismo día se inauguró también el Frigorífico Municipal de cerdos, una obra recuperada por la Provincia, con una inversión que supera los $4.500.000. La Fundación que tiene al intendente como presidente es la responsable del desarrollo del Polo Porcino. La organización es la encargada de comercializar todos los productos del Polo Porcino. Otro aspecto central para el municipio es que la barrera del río Colorado no se abra, sino impactará negativamente en el desarrollo del proyecto.

Granja propia

El Ejecutivo también avanza “a buen ritmo” con la construcción de una granja de cerdos propia. El proyecto alojará inicialmente a 150 madres de alta calidad, con objetivos de producción establecidos en 24 capones al año por cada hembra. Desde el Ejecutivo aseguran que cuentan con todos los estándares de bioseguridad necesarios y con certificaciones de calidad. Además desde esta granja se ofrecerá genética para producción de carne a toda la Patagonia a través de la inseminación artificial y transferencia de embriones. En la granja municipal ya hay madres que están en el periodo previo a la inseminación. Comenzará en un plazo de 20 a 30 días, con las primeras tandas.

“El Polo está comenzando a funcionar, a fin de mes comienzan las inseminaciones y esperamos a mitad de año contar con la tecnología para faenar hasta 35 capones diarios”, explicó el intendente.

Otro de los factores que ensancha la estrategia de reconversión y apuntalamiento del sector, es la puesta en funcionamiento de la planta de alimentos balanceados, que provee tanto a la granja de cerdos propia como a los productores locales con alimentos terminados en sus diferentes fases de crecimiento, premezclas, maíz, etc.

En la planta “se logran productos de calidad” que son certificados por una firma de nutrición animal muy reconocida en el país. “Esto asegura la llegada al frigorífico local de carne de calidad que fue lograda con la alimentación correspondiente, en tiempo óptimo y sin la generación de grasas innecesarias, mejorando los costos y rendimiento de los productores locales y de la zona de influencia”, explicó Claudio González Secretario del área de Planificación y Desarrollo del municipio.

Los productos salen con la marca “PorCatriel” y el funcionario aseguró que algunos productos ya se comercializan fuera de Catriel. “El frigorífico cuenta con tránsito provincial y es allí donde pretendemos hacer fuerte nuestros productos que ofrecen calidad, con sentido y arraigo rionegrino”, explicó el funcionario.

El intendente aseguró que todos empleados de la Fundación serán de Catriel y estima que habrá más de 20 personas trabajando en todo el Polo Tecnológico. Actualmente hay unas 10 personas trabajando entre el frigorífico y la planta de alimentos, además de profesionales que hacen el trabajo veterinario.

Convenios con productores

El municipio realizó convenios con algunos productores para intercambiar los alimentos a cambio de carne de cerdo. “Una vez faenada la red se le paga 55 pesos el kilo. La Fundación hace convenios privados, le damos el alimento y ellos nos pagan con carne”. Luego se comercializa en los locales. También se puede comprar directamente del frigorífico y el costo promedio del kilo ronda entre 100 y 110 pesos. La ventaja de la faena en e l Polo es que se entrega con certificación de sanidad.

“Eso está funcionando muy bien. Entre abril y mayo vamos a terminar la granja y habrá unas 20 personas trabajando en el lugar”, agregó Johnston.

El Polo Porcino abarca desde los alimentos balanceados hasta la venta de animales de alta calidad. “El objetivo es sanidad, calidad alimentaria genética y asesoramiento al productor para que pueda desarrollarse y pueda salir al mercado regional”, explicó. El próximo paso será mejorar la tecnología para la faena que será clave para el autofinanciamiento.

Leer mas

Comentarios

comentarios