Compartir

El Gobierno de Estados Unidos requirió a Apple información sobre la actualización de software que vuelve más lentos a los "antiguos" modelos de iPhone, según reconoció la empresa, en una acción que eleva a una instancia oficial un problema que ya había dañado la reputación del gigante de los smartphones con sus clientes.
"Como dijimos a nuestros clientes en diciembre, nunca hemos hecho -ni haríamos- nada de forma intencional para acortar la vida útil de ningún producto de Apple ni degradar la experiencia del usuario para impulsar las actualizaciones de los clientes", afirmó el comunicado citado hoy por el diario estadounidense The Washington Post.
Apple redujo la velocidad de la mayoría de los iPhone anteriores al 8 y al X (lanzados a finales de 2017) en aquellos equipos con la batería baja o si el software detectaba que la batería era vieja.
El texto de la compañía tecnológica, que se difundió anoche, tiene lugar luego que el Departamento de Justicia y la Comisión de Bolsa y Valores le solicitaran más información sobre la actualización del software desde enero pasado.
Leer mas

Comentarios

comentarios