Centro de Informes

En Luján, la Iglesia pidió que los pobres “no sean reducidos a un hecho macroeconómico”

La misa por la “unidad y la paz” convocada hoy por el titular de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea, reunió al presidente Mauricio Macri y al mandatario electo Alberto Fernández, pero también a gobernadores, senadores y diputados, líderes políticos, sindicalistas y movimientos sociales, y también a los representantes de otras religiones allí presentes.

 

En el centro de la primera fila se ubicaron Macri y Fernández y sus parejas, Juliana Awada y Fabiola Yañez, respectivamente, flanqueados ambos por funcionarios del actual gobierno como ministros del gabinete que sumirá el próximo martes.

 

Del lado de Macri se ubicaron el jefe de Gabinete, Marcos Peña; los ministros de Interior, Rogelio Frigerio, y de Producción y Trabajo, Dante Sica; la vicepresidenta Gabriel Michetti; y el senador nacional, Federico Pinedo.

 

Por el lado de Fernández estuvieron su futuro jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna; los futuros funcionarios Gustavo Béliz (secretario de Planeamiento Estratégico), Marcela Losardo (ministra de Justicia), Felipe Solá (Canciller) y Daniel Arroyo (Ministro de Desarrollo Social); y los sindicalistas Hector Daer y Ricardo Pignanelli.

 

 

“Invitamos a rezar hoy y aquí, porque somos conscientes que estamos en un momento delicado del mundo, de nuestra América Latina y de nuestra Nación”, dijo monseñor Jorge Eduardo Scheinig, Arzobispo de Mercedes-Luján, en su homilía, en la que destacó el “gesto” de mandatarios y dirigentes de estar allí para sumarse al pedido de la Iglesia por la “unidad” y la “paz”, lo que fue respondido con aplausos por el resto de quienes participaron de la celebración.

 

“No somos ingenuos, no creemos que una celebración sea la solución de los problemas, pero estamos seguros que este gesto que estamos realizando juntos, habla por sí mismo y deseamos que en estos días históricos y con la ayuda de lo Alto, se convierta en una puerta para entrar en esta nueva etapa, con sinceros anhelos de unidad y de paz”, dijo Scheinig desde el altar montado a espaldas de la basílica, de frente a los presentes.

 

El arzobispo de Mercedes-Luján también habló de los pobres y los comparó con “el hijo más frágil” al tiempo que convocó a gobernantes y dirigentes a que se unan para que “los pobres sean los hermanos más cuidados, a los que más queremos acompañar para que consigan su propia tierra, su techo y su trabajo”, en su mensaje a presidentes, gobernadores, senadores, diputados, líderes políticos, sindicalistas, empresarios y movimientos sociales.

 

“Nos oponemos a que (los pobres) sean reducidos a un hecho sociológico o macroeconómico. Deseamos que recuperen los derechos y las oportunidades a la que está llamada toda persona humana”, dijo, y agregó: “No podríamos no estar al lado de los pobres”.

 

Habló también de una Argentina “tan sufrida, enemistada, debilitada y tan necesitada” y llamó a “pedir especialmente por la unidad de las argentinas y de los argentinos”, oración a la que, dijo, se suman los representantes de otras religiones allí presentes.

 

También estuvieron presentes en las primeras filas la plana mayor de ministros del gobierno saliente Oscar Aguad (Defensa), Alejandro Finocchiaro (Educación), Carolina Stanley (Desarrollo Social y Salud), Jorge Faurie (Relaciones Exteriores), Andrés Ibarra (vicejefe de Gabinete); Gustavo Lopetegui (Energía), Guillermo Dietrich (Transporte), Germán Garavano (Justicia), Hernán Lacunza (Hacienda y Finanzas), Luis Miguel Etchevehere (Agroindustria), Alfredo Abriani (Secretario de Culto) y Patricia Bullrich (Seguridad).

 

Por el lado del Frente de Todos estuvieron también los futuros ministros Nicolás Trotta (Educación), Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Mario Meoni (Transporte), además de los futuros secretarios General de la presidencia y de Culto, Julio Vitobello y Guillermo Oliveri, respectivamente, como los legisladores Eduardo Valdés y Jorge Taiana, entre otros.

 

Además estuvo entre los invitados el líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep), Juan Grabois; la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso; el senador nacional y ex ministro de Educación, Esteban Bullrich; y el futuro ministro de Ambiente, Juan Cabandié.

 

No participaron de la reunión la vicepresidenta electa, Cristina Fernández, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, ni su sucesor, Axel Kicillof, como tampoco el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

 

 

 

La entrada En Luján, la Iglesia pidió que los pobres “no sean reducidos a un hecho macroeconómico” se publicó primero en El Economista.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.