Compartir


Celebra el Gobierno. Los encuestadores coinciden en que la dispersión peronista le facilita el panorama de cara a las primarias del 13 de agosto. Con la sumatoria de los votos de Cristina Kirchner y Florencio Randazzo en una interna, el Frente para la Victoria amenazaba con quedarse con el primer lugar. Ahora, con la ruptura, ese riesgo se desvanece. Pero como la ex presidenta sola también logra pelear el primer lugar, ahí entra a terciar otro factor: la polarización, que también podría beneficiar a Cambiemos rumbo a las elecciones generales del 22 de octubre.
Es que sin primarias convocantes en ninguno de los frentes, las PASO se convierten en la encuesta más certera. Y la mayoría de los analistas coinciden en que los candidatos oficialistas se podrían ver beneficiados ante la posibilidad de un triunfo de Cristina Kirchner.
En los pasillos de la Casa Rosada, donde reina el optimismo que transmite Marcos Peña, ya venían analizando favorablemente el panorama electoral. Y no sólo por el nivel de aceptación que tiene el Gobierno, sino sobre todo por “lo que hay enfrente”. La separación entre Cristina y Randazzo sólo sirvió para profundizar esa línea de pensamiento.
Los números. Por lo menos cuatro de los encuestadores principales coinciden en que la aparición de una nueva lista del peronismo allana la posibilidad de que Cambiemos consiga un triunfo en la provincia de Buenos Aires, considerada por todos como la batalla más importante.
“Lo de Cristina significó la decisión de la derrota del peronismo”, considera Federico Aurelio, de Aresco. Sus últimos números mostraban a Cambiemos ganando con el 30%, contra 29% de Cristina. Pero Randazzo le sumaba un 7%, con lo que el Frente para la Victoria podía ganar las PASO con el 36%. Un crecimiento del ex ministro kirchnerista podía estirar esa diferencia. Massa aparece un poco más atrás, pero con un nada despreciable 23%. Eso marca que habrá tres espacios principales, aunque el líder del Frente Renovador (ahora Un País) deberá esforzarse para no ser víctima de la polarización y el voto útil.
Los números de Isonomía –que trabaja para la Casa Rosada–, son mejores aún para el Gobierno porque ya mostraban una paridad entre la lista oficialista y la de Cristina-Randazzo juntos (alrededor de 30% cada espacio). “Los primeros 30 puntos de votos opositores son kirchneristas. Los primeros 20, súper K; los últimos 10 eran más light y se los llevaba Randazzo. Ahora, con Randazzo candidato por afuera, ¿qué hacen esos 10?”, analiza Pablo Knopoff.
Con la nueva ruptura peronista, y la definición de candidaturas (que deben presentarse el sábado próximo), se termina de diseñar el escenario y las encuestas empezarán a afinar sus pronósticos. El interrogante que todavía está abierto es cómo se moverá la candidatura de Randazzo. No está del todo claro a quién le saca votos. Para Aurelio, le resta apoyos peronistas a Massa. “Y es el único que tal vez le puede robar algo a Cristina”, agrega. Para Celia Kleiman, de Polldata, la tendencia es que le saca por igual a Massa como a Cristina, y también hace que se reduzcan los indecisos. Pero aclara que “su porcentaje es bajo como para predecir con precisión”. En las encuestas, Randazzo oscila entre los 7 y 10 puntos.
Polldata, en su última medición de la semana pasada, es la que mejor parada muestra a Cristina. Suma 32% de los encuestados. Randazzo, por separado, llega a 7%. Pero en un escenario sin el ex ministro la ex presidenta no suma todos sus votos y llega hasta 34%. Cambiemos, con la eventual candidatura de Esteban Bullrich, alcanza un 28%. Más atrás, con 20 puntos, aparece Massa, quien también deberá definir esta semana si decide postularse y compartir fórmula con Margarita Stolbizer. “Lo más probable es que esta división juegue a favor de los números del Gobierno”, concluye Kleiman.
Una cuarta encuestadora prefiere no difundir todavía los resultados de los diferentes escenarios electorales. Hasta ahora, en reserva, señala que tiene al peronismo con 28 puntos (con 7 de Randazzo), 26 del oficialismo y 21 de Massa. “Pero la verdad es que falta mucho y la gente no tiene idea”, aclaran.
Es que con una semana todavía para la presentación de las listas, todavía el escenario puede dar más sorpresas. ¿Confirmará Cristina su candidatura? ¿Randazzo continuará con su aventura a pesar de que las posibilidades que tiene de ganar son bajas? ¿Logrará el Gobierno instalar a sus candidatos a pesar de que tienen bajo nivel de conocimiento, siempre bajo el amparo de la buena imagen de María Eugenia Vidal? Interrogantes abiertos, en medio de un panorama de dispersión peronista que celebra el Gobierno.

×



Encuestadores ven al Gobierno ganando por la dispersión peronista

Leer mas

Comentarios

comentarios