Compartir

El complejo estuvo cerrado por refacciones durante un año y medio

Escenarios de innumerables piezas trascendentales, ámbitos para dejar volar la creatividad, cunas de notables figuras. Parte de la riquísima historia artística se escribió y se escribe en los teatros. Espacios arraigados entre las costumbres populares, uno de los principales referentes es el Teatro San Martín, que comenzó sus actividades transitando la década del '60 y con más de cinco décadas de existencia se convirtió en uno de los grandes palacios del arte argentino.

Ubicado en el corazón de la Ciudad de Buenos Aires, en Avenida Corrientes 1530, se trata de un símbolo de la cultura porteña, una institución cuya historia sobrepasa los límites, adquiriendo relevancia a nivel global. Desde su inauguración, el Teatro San Martín supo ocupar un lugar decisivo en la vida cultural de Buenos Aires.

A fines del mes pasado en el edificio proyectado en 1960 por Mario Roberto Alvarez y Macedonio Oscar Ruiz se estrenaron sus renovadas instalaciones, levantando el telón hacia una nueva etapa. El paso del tiempo dejó sus huellas e hizo necesarias la ejecución de un conjunto de obras dirigidas a devolverle su esplendor. Las tareas de restauración apuntaron a la consolidación y conservación de los revestimientos, textiles, mármoles, maderas y bronces, además de acondicionar las salas con las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías.

Las salas más importantes del San Martín fueron puestas en valor para recibir al público con nuevas obras

Los últimos trabajos se centraron sobre los sistemas eléctricos, de gas, y de incendios. También, se refaccionaron oficinas y camarines, y se modernizaron los halls, espacios comunes y los sanitarios. La refundación le demandó permanecer cerrado durante un año y medio. Aunque fue un proceso largo, con idas y vueltas, se cumplió con el objetivo: la puesta en valor que le devolvió el brillo original.

El regreso fue con gloria. No perdió su naturaleza esencial, esa particular elegancia de la que siempre hizo gala. Mucho de ello está relacionado con la tarea de la Fundación Amigos del Teatro San Martín. Bajo las directivas de la presidenta Eva Thesleff de Soldati, la organización cumple un papel fundamental en preservar el patrimonio artístico y edilicio de los cinco teatros del complejo teatral de Buenos Aires.

Eva Soldati, junto a una de las 35.000 piezas

Por ejemplo, por su labor lograron rescatar una suntuosas cantidad de artículos de vestuario. "En la Fundación somos un grupo de 14 personas que nos dedicamos a poner un valor a ciertos aspectos del teatro que, si se quiere, con el paso del tiempo se van deteriorando. Y el ejemplo más claro es el de los 35.000 vestuarios de los 50 años de vida del teatro. Hemos encontrado todo esto en un estado lamentable", le había comentado a Infobae.

Desde su concepción, el teatro y la fundación manifestaron un mancomunado compromiso con una programación inclusiva, ambiciosa y plural junto con la decisión de incluir entre sus actividades al cine, la fotografía y la formación. Y por supuesto, la danza.

El teatro y su costado solidario

Los estudiantes demostraron sus habilidades en danza clásica y contemporánea, y en secuencias grupales de entre 4 y 5 bailarines

La danza es la actividad que atrae y mueve a cualquier persona, sin diferenciar de estratos sociales. El escenario, el espacio donde miles y miles se regocijan a diario y piensan en grande. Los dos caminos conforman la aspiración artística de muchos. Pero no todos pueden lograrlo. Los sueños a veces se ven truncados por escollos que acomplejan el camino. En ocasiones el talento innato y trabajado no puede desplegarse para el deleite del público por ciertas barreras que lo impiden. Una de las más usuales es el dinero.

El baile, al igual que la música, es una disciplina que educa, que forma, que nutre de cultura. Y también que contiene y alimenta esperanzas. Entre las organizaciones que promulgan fines sociales alrededor del mundo, hay entidades que utilizan a la danza como elemento de contención. Estos son en parte los lineamientos que sigue la Fundación Amigos del Teatro San Martín, que canaliza sus objetivos año a año a través de las becas "Ana Itelman", un proyecto con un fin solidario que cumplió una década de existencia.

Desde el año 2007, se beneficiaron a casi 40 alumnos que demostraron por su nivel académico, su actitud artística y su proyección de futuro

El programa nació en 2007 con el objetivo de brindar ayuda económica a los alumnos que no posean suficientes medios para cursar los estudios. Todos los alumnos tienen el derecho a solicitar la beca si cumplen con los requisitos previstos, como un reconocimiento al talento y siendo ésta la distinción más importante que la institución otorga.

Desde que se implementó, a través de esta audición anual se beneficiaron a casi 40 alumnos que demostraron por su nivel académico, su actitud artística y su proyección de futuro, estar a la altura de las exigencias que el Taller de Danza del Teatro San Martín les propone como meta, formándolos con el nivel académico del Ballet Contemporáneo del Teatro que, eventualmente, podrán integrar.

Junto al jurado, los cuatro ganadores de la décima edición

En esta edición se presentaron 37 bailarines y bailarinas ante la mirada del jurado compuesto por Mauricio Wainrot (Director General de Asuntos Culturales), Andrea Chinetti (Directora del Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín), Leonardo Reale (Director del Ballet Metropolitano), y la internacionalmente consagrada bailarina argentina Paloma Herrera, Directora del Ballet Estable del Teatro Colón. Los ganadores del programa fueron Jonas Michel Grassi, Daniela Pérez Ibarra, María Eugenia Pommorsky y Elisa Michel.

Eva Soldati expresó durante la ceremonia: "Hace 10 años que la Fundación comenzó con este programa y hoy, cuando miro hacia atrás, siento un gran orgullo viendo como esos becarios se convirtieron en profesionales dedicados a su pasión: la danza. Les deseo siempre lo mejor a cada uno de los bailarines que se presentan y a todos les auguro un gran futuro".

LEA MÁS:

Un vestuario exquisito: los tesoros ocultos del Teatro San Martín

Paloma Herrera: "No quiero volver atrás"

Patricio Di Stabile, el bailarín argentino que enamoró a Moscú

Método Jaffé, la herramienta musical para la recuperación de jóvenes en estado de vulnerabilidad

Quién es el joven prodigio argentino que deslumbró en uno de los festivales más importantes del mundo

La ciencia reveló cuáles son los pasos de baile más sensuales

Leer mas

Comentarios

comentarios