Centro de Informes

“Fantasma Uber” volvió a exasperar a amarillos y verdes

Nuevamente, taxistas y remiseros complicaron el tránsito en la ciudad con movilizaciones, ante la posibilidad de que Uber comience a operar en Córdoba antes de fin de año.
Dejando de lado sus históricas diferencias, volvieron a protestar frente al Palacio Municipal.
También se manifestaron en las inmediaciones del Hotel Quórum y del Jardín Botánico, las presuntas locaciones que la firma habría elegido para capacitar a quienes aspiran a desempeñarse como choferes.
La merma en la actividad, otra vez, llevó al sector a agitar el “fantasma Uber”. Cabe recordar que en diciembre de 2016 el éxito de la aplicación en la ciudad de Buenos Aires intimidó a los remiseros, que se reunieron en el puente Alvear para reclamarle a la Municipalidad que aumentara las medidas de control sobre el transporte ilegal.
En esa oportunidad, el titular del gremio que los nuclea, Víctor Taborda, aseguró que “la competencia desleal” ocasionó que la rentabilidad para los trabajadores del sector disminuyera un 60 por ciento. Según el dirigente, el turno noche casi no registraba llamados y reportó la cifra de mil choferes sin empleo.
No obstante, al menos hasta la fecha el servicio de la compañía norteamericana no está disponible.
Hace más de tres años, amarillos y verdes se sumaron a la resistencia de sus pares porteños cuando Uber anunció su desembarco en el país.
En ese entonces, pese a que desde la Secretaría de Servicios Públicos municipal descartaron de plano que el sistema se utilizara en Córdoba, alegaron que temían que hubiera conductores de autos privados prestando el servicio; puntualmente, en los hoteles de más categoría y en el Aeropuerto Internacional Taravella.
Incluso, se presentó una acción declarativa de certeza, para que la Justicia Federal constatara si Uber tenía oficinas en Córdoba y personas trabajando con sus propios vehículos. El gremio fundamentó su pretensión en un cálculo. Según precisó, en la jurisdicción sólo hay habilitados unos 30 “remises de lujo” y, por eso, se preguntó cómo se estaba trasladando el turismo internacional, cómo salían de los hoteles y quién buscaba a los pasajeros en el aeropuerto.
Los representantes de la firma con sede en California anunciaron sus intenciones de comenzar a operar en Córdoba el año pasado y ahora trascendió que hay 132 mil potenciales usuarios y 26 mil conductores preinscriptos.
Sin embargo, el intendente Ramón Mestre negó que haya alguna presentación formal de Uber y le reclamó “prudencia y responsabilidad” a taxistas y remiseros; especialmente, porque el país atraviesa “tiempos difíciles”.
Paralelamente, el mandatario local aclaró que, en lo personal, está de acuerdo con el uso de nuevas tecnologías.
En octubre del año pasado, tras el fracaso del tratamiento de la iniciativa “anti Uber” en el Concejo Deliberante, los taxistas se plantaron en contra de la posibilidad de que los cordobeses accedan a prestaciones como las que ofrecen Uber, Cabify y otras compañías.
La medida no solo complicó la circulación vehicular, sino que también incluyó hechos de violencia y agresiones en contra de las personas que optaron por trabajar: por desafiar la iniciativa gremial, algunos choferes volvieron a sus casas con daños considerables en sus rodados.
Los organizadores de la marcha se despegaron de lo sucedido y exigieron que el Ejecutivo municipal fijara posición. Con ese fin, se reunieron con el secretario de Tránsito, Pablo Farías, quien se pronunció en contra de las “aplicaciones ilegales”.
Meses antes, mientras otras ciudades analizaban regular y permitir el uso de aplicaciones -Mendoza ya lo había hecho- el concejo se dispuso a analizar proyectos de ordenanza que, con distintas modalidades, buscaban impedir que operaran en la ciudad.
La iniciativa de Juntos por Córdoba excluía a la compañía norteamericana del elenco de posibles prestadores del servicio de transporte de pasajeros.
Cuando la propuesta del edil Gustavo Fonseca tomó estado parlamentario, en abril de 2018, Uber le envió correos electrónicos a sus potenciales usuarios.
En la misiva, los alentó a no permitir que limiten su libertad de elección. “Al revés de lo que está sucediendo en todas las grandes ciudades del mundo, en Córdoba el Concejo Deliberante está considerando excluir la tecnología en el transporte en lugar de regularla e incorporarla”, expresó.
Bajo esa premisa, estimó que Córdoba necesita aplicaciones de transporte y manifestó querer “ser parte de la solución a los problemas de movilidad”, aumentando las opciones y generando oportunidades económicas para miles de ciudadanos.
Las opiniones de los concejales no eran ni son uniformes. Cuando comenzó la discusión, Nadia Fernández (Unión por Córdoba) cuestionó la prohibición. Estimó que el éxito de empresas como Uber se debe a la pésima calidad del servicio que prestan taxis y remises y planteó que las iniciativas “anti” eran para “cuidar a una corporación”.
Las diferencias de criterio quedaron en evidencia cuando Juntos por Córdoba no logró los votos para aprobar el nuevo marco regulatorio.
La clase política parece haber comenzado a registrar el nivel de aceptación con el que cuentan Uber y formatos similares y las implicancias del inevitable avance tecnológico y sus consecuencias en la sociedad.
Mientras se desenvolvía la manifestación de los taxistas, Mestre sostuvo que su administración siempre estuvo a favor incorporar aplicaciones “para mejorar la vida de los usuarios”.
En esa linea, aclaró que no se trata de ser pro o contra Uber, sino de “entender que hay innovación y tecnología que va avanzando día a día”.

La entrada “Fantasma Uber” volvió a exasperar a amarillos y verdes se publicó primero en Diario Alfil.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.