Centro de Informes

Femicidio en Vélez Sarfield: aunque tenía denuncias previas, degolló a su mujer delante de sus hijos

Una mujer de 33 años fue degollada este jueves a la madrugada por su esposo, un hombre de nacionalidad india con quien la víctima tenía tres hijos pequeños. Según revelaron las fuentes de la causa, tras asesinar a su esposa, el propio acusado llamó al 911 para dar aviso de lo que había hecho, por lo que cuando la policía llegó a la vivienda de Vélez Sarfield, lo detuvieron y pusieron a resguardo a los menores.

María SalinasBasra Parminder estaban en pareja desde hacía varios años, y tenían tres hijos de entre 7 años y 12 meses. En base a lo que se pudo reconstruir, se cree que los niños presenciaron el momento en que su padre atacó a su madre, ya que una vecina aseguró que uno de los chicos le contó que su papá le había puesto una bolsa en la cabeza a su madre mientras estaba “toda pintada”, en referencia a los moretones que tenía en el rostro.

El crimen ocurrió durante la madrugada del jueves y recién al mediodía Parminder llamó por teléfono al 911 para confesar que había matado a su mujer porque ella supuestamente le había sido infiel. Después de esta alarmante declaración, personal de la comisaría vecinal 10C de la Policía de la Ciudad arribó al departamento donde vivían, detuvo al hombre y encontró a Salinas muerta sobre la cama con un profundo corte en el cuello.

Lee más. Abusó sexualmente de su hijastro de un año, le fracturó el cráneo y ahora está prófugo

El femicida tenía también heridas en la garganta, ya que habría querido quitarse la vida tras el ataque, por lo que fue trasladado al Hospital Alvear para que le hicieran una serie de estudios. 

Parminder se encuentra acusado de haber cometido el delito de “homicidio agravado por el vínculo y por violencia de género”, por lo que en las próximas horas será llevado a la alcaidía del Palacio de Tribunales, donde aguardará a ser indagado por la jueza Nacional en lo Criminal y Correccional 40, Paula González.

Denuncias previas

Según confirmaron los investigadores, el acusado tenía desde el 30 de octubre una restricción perimetral para acercarse a su esposa, debido a que ella había radicado durante este año distintas denuncias por violencia de género en su contra. Por esta compleja situación, la Justicia le había solicitado a la División Monitoreo de Alarmas Fijas y Móviles que provea de un botón antipánico para la Salinas, el cual fue entregado a mediados de septiembre, aunque el pasado 31 de octubre la víctima lo devolvió al argumentar que no lo necesitaba más. 

Lee más. Besos en la boca y roces en la cama: Anna Chiara denunciará a su padre por abuso sexual y corrupción de menores

A pesar de las denuncias por violencia de género y de las intervenciones policiales y judiciales, los vecinos de la pareja aseguraron que todavía vivían juntos y que cada tanto ella llamaba a la policía.

En este sentido, una mujer contó que la víctima era “una excelente vecina” y recordó que “hace 15 o 20 días” estuvo “la policía” por un incidente en el departamento. “Parece que le estaba pegando, pero ella lo negó por vergüenza. Tenía botón antipánico pero esta vez la mató”, se lamentó.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.