Compartir

El gobernador Omar Gutiérrez defendió ayer que la suba de Ingresos Brutos para el sector comercial alcanzará sólo a un 5% del padrón de contribuyentes. Lo planteó como respuesta a las críticas vertidas desde algunas cámaras empresarias de la provincia, que alertaron por el efecto regresivo que traería subir la alícuota del 3% al 5%.

“Hemos explicado que ese impuesto no alcanza al 95% de los empresarios de comercio de la provincia quienes, a partir de la adhesión a la ley nacional de pymes, tienen estabilidad fiscal en el presente año”, sostuvo ayer el mandatario ante la consulta de “Río Negro”.

El argumento es que la nueva alícuota sólo deberán pagarla quienes facturen más de 900 millones de pesos al año, categoría en la que sólo podría encuadrar a hipermercados o grandes proveedores de servicios. Desde Rentas insistieron en que todas las empresas que tengan certificado pyme, en cambio, mantendrán el porcentaje que venían tributando en 2017, es decir, el 3%.

La ley 3092, aprobada en diciembre pasado, estableció subas en Ingresos Brutos en unos siete rubros y lo disminuyó en tres. Además del aumento en el comercio, hubo cambios en prestadores de servicios, comunicaciones y hotelería (que se incrementaron del 3% al 4%) y “otros servicios”, que pasó del 3% al 5%.

Las profesiones universitarias liberales, que hasta el 2013 habían estado exentas de pagar, ahora deben tributar una alícuota del 4%, cuando hasta el 2017 era del 3%. También de un punto será el incremento para salones de baile y discotecas, del 5% al 6%. En cambio, las entidades financieras y servicios de telefonía móvil tendrán un salto mayor: pasarán del 5% al 7% con la nueva ley.

Las bajas fueron para la venta de automóviles cero kilómetro, construcción, industria manufacturera y transporte.

“Las pymes no están alcanzadas por esta nueva alícuota de Ingresos Brutos, tan sólo las grandes empresas. Como hemos explicado en Junín de los Andes, San Martín de los Andes, Villa la Angostura, en el norte, en Acipan y en las distintas reuniones en las que he participado de manera directa, todas las demás tendrán estabilidad fiscal en el presente año”, afirmó Gutiérrez.

También sostuvo que eso las puso en una “situación equitativa” con las operadoras hidrocarburíferas, que no sufrieron modificaciones.

El gobierno provincial recaudó más de 11.498 millones de pesos por Ingresos Brutos el año pasado. Gutiérrez reiteró que los cambios en la ley impositiva fueron “una de las consecuencias del pacto fiscal” firmado con Nación. Allí se establecieron topes para algunas actividades y se fijó un plazo gradual hasta 2022 para eliminarlo.

Leer mas

Comentarios

comentarios