Compartir

Por segundo año consecutivo, la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) difundió el listado completo y la ubicación de los radares con fotomultas en el país. En Río Negro y particularmente en Valle Medio no hay ningún equipo habilitado y desde el organismo proponen apelar las multas por falta de legalidad.

En la zona hubo dos intentos de instalar radares: uno lo llevó adelante el municipio de Darwin, conducido por el radical Víctor Hugo Mansilla. El segundo caso se dio en Chimpay, que comanda el también radical Hugo Funes.

Si bien ninguno de los municipios contaba con la habilitación del organismo nacional, la respuesta fue distinta al ser apercibidos. Mientras que en Darwin se decidió levantar el artefacto y comenzar con las gestiones administrativas para obtener la autorización, en Chimpay se siguió adelante.

Desde la “Cuna de Ceferino” se indicó que se apelaba a la independencia municipal, y se destacó que otros municipios del país habían hecho lo mismo.

Con esos antecedentes se sigue manteniendo el funcionamiento del radar, que despertó un sinnúmero de quejas entre quienes transitan por la Ruta 22.

Américo Aravis, concejal del FpV, al ser consultado sobre el tema sostuvo “en el Concejo lo autorizamos porque era una empresa de Córdoba, que venía con todos los papeles al día. Trajo toda la documentación del Ministerio del Interior, de Vialidad Nacional, tenía todo autorizado. Nosotros nos asesoramos y trabajamos varios meses sobre el tema. Y no sólo tenía que ver con el control del tránsito en la ruta, sino también se planteó todo un sistema operativo para trabajar en la localidad con las motos y vehículos haciendo prevención”.

En el municipio, tras las quejas y reclamos se comenzó nuevamente a debatir el tema. Y en los próximos días se decidiría si continúan o no con el radar en la ruta.

Por su parte, en el comunicado dado a conocer por la ANSV se indica puntualmente que “el objetivo de la ANSV es desalentar a los municipios que instalan radares ilegales con fines recaudatorios. Y, además, cumplir con una tarea de prevención”.

La Disposición ANSV Nº 294/2010 exige la correcta implementación de los procedimientos de fiscalización y control, y el despliegue de la señalización correspondiente en cumplimiento de los requisitos de publicidad, en un todo de acuerdo con las exigencias de cartelería móvil determinadas por el organismo. Por ejemplo: La distancia máxima desde la ubicación del radar fotográfico hasta el vehículo de notificación no puede superar los 2 km. Realizar un enconado desde la ubicación del radar colocando, un cono cada 100 o 150 metros aproximadamente”.

La ANSV aclara, además, que las multas labradas por radares que no figuran como homologados o autorizados en este listado deben ser apeladas por su falta de legalidad.

Leer mas

Comentarios

comentarios