Compartir

La mentira tuvo patas cortas. La Oficina de Mediación de la Fiscalía de La Banda, Santiago del Estero, investiga la estafa de una mujer a su ex pareja: le dijo que habían tenido una hija y que la pequeña necesitaba recibir un trasplante de pulmón, le sacó 1.500 por mes durante años y finalmente "la mató". Todo resultó ser mentira.

Según relató El Liberal, el docente tiene 43 años y se presentó hace poco a denunciar la estafa. Contó que en 2011 y 2012 mantuvo una relación con la madre de uno de sus alumnos de la localidad de Señora Pujio, pero que al año siguiente partió a Chubut, a donde se radicó definitivamente y formó una familia.

En 5 de mayo de 2013, el docente recibió un mensaje de texto de la mujer, que hoy tiene 41 años. "Esta es tu hija", le dijo. Adjuntó una foto y le detalló que la pequeña tenía problemas de salud y que necesitaba un trasplante de pulmón. Le pidió una mensualidad.

El docente, siempre según su relato, empezó a pasarle dinero a través de una cuenta bancaria. Algunas veces fue en persona para conocer a su hija, pero la "madre" siempre alegaba que estaba internada en el Hospital Garrahan con su hermana, esperando un trasplante.

Pero la paciencia tuvo un límite, y hace unos meses el docente se cansó. Quería conocer a su hija. "No te doy más dinero hasta que no la vea", le dijo a su ex. Pero la mujer redobló la apuesta, le mostró que tenía el teléfono de su actual pareja y lo amenazó con contarle todo.

La situación estaba por tocar fondo cuando el 16 de enero el maestro recibió un mensaje en la que le notificaron que su hija había muerto en diciembre del año pasado. Sin embargo, no había DNI ni partida de defunción, y mucho menos fotos. Entonces las dudas estallaron. El docente radicó una denuncia.

Hace una semana la mujer se presentó en la justicia y ratificó todo lo que había dicho. Dijo que no tenía acta de nacimiento ni DNI porque no la había anotado, que nunca le sacó una foto y que arrojó su cuerpo en una fosa común del cementerio de La Ferrere. No le creyeron.

Como si fuera poco, la justicia finalmente constató que no había rastros de la beba en el Hospital Italiano, en el que supuestamente había nacido, ni en el Garrahan, a donde había estado esperando el trasplante. A esa altura las dudas eran certezas: al maestro lo habían estafado.

Leer mas

Comentarios

comentarios