Compartir

El argentino Nicolás Kicker celebró hoy una emotiva victoria en Roland Garros: ganó su primer partido en un Grand Slam, lo hizo ante los ojos de su hijo de cuatro años y de paso se garantizó un cheque de al menos 75.000 euros (unos 83.700 dólares).

Kicker, 87 del ranking mundial, venció en la cancha 15 al bosnio Damiz Zzumhur por 6-3, 2-6, 6-3 y 6-4 en dos horas y 13 minutos y se clasificó a la segunda ronda del Abierto de tenis de Francia, donde chocará con el uruguayo Pablo Cuevas.

“Era mi primer partido en un ‘main draw’ (cuadro principal) y se dio”, destacó el jugador de 24 años en rueda de prensa.

Kicker fue padre con 20 años y después, con 22, se separó de su mujer. Ahora, con la custodia del niño compartida, viaja con su hijo siempre que puede.

“Se llama Bastian”, dijo con una sonrisa. “No Bastián, sino Bastian, por Schweinsteiger, que me encanta”, añadió sobre el futbolista alemán.

Fuente: DPA

Comentarios

comentarios