Compartir


Regalos. Merkel le llevó dulce de leche e hizo reír al papa.

El Vaticano
Por sexta vez, el papa Francisco se reunió ayer en el Vaticano con la canciller alemana, Angela Merkel, una de las líderes mundiales con las que el Pontífice ha mostrado mayor afinidad en cuestiones tales como la amenaza terrorista, la migración masiva y el cambio climático. Todos esos temas estuvieron en la agenda de la audiencia privada celebrada en la biblioteca del Palacio Apostólico.
Tras el encuentro, la Santa Sede emitió un comunicado en el que informó que Merkel y Francisco “están de acuerdo en la necesidad de dedicar especial atención a la responsabilidad de la comunidad internacional en la lucha contra la pobreza y el hambre, la amenaza global del terrorismo y el cambio climático”.
Merkel pasó unos cuarenta minutos a solas con Jorge Mario Bergoglio. “Queremos trabajar juntos de modo multilateral, en un mundo que no necesita construir mundos sino derribarlos”, dijo luego a los periodistas. La metáfora del muro es una de las muletillas favoritas de Francisco para referirse a los desafíos que afronta hoy la comunidad internacional.
Merkel también confirmó que dialogó con el Pontífice sobre la decisión de Donald Trump de retirarse de los acuerdos sobre el clima de París. “Es una lástima”, opinó, y dijo que ella y el Papa se encuentran en plena “sintonía” respecto de la cuestión climática.
Durante el intercambio de regalos, Merkel, que acaba de visitar la Argentina, se lució: le obsequió a Bergoglio tres tarros de dulce de leche, una colección de discos de Beethoven y una escultura de una rama de olivo.

Agencias

×



La canciller alemana sintoniza con el Papa por migrantes y clima

Leer mas

Comentarios

comentarios