Compartir

Un joven nacido en el barrio de Pompeya puso su creatividad al servicio de los otros y logró mejorar la vida de muchas personas con un invento económico y sustentable. Se trata de una serie de prótesis de manos y brazos que se fabrican con impresoras 3D.

Gracias a su creación Gino Tubaro incluso fue felicitado por el ex presidente de Estados Unidos, Barak Obama, quien reconoció su trabajo durante la visita del año pasado.

Muchas personas necesitan adquirir una mano pero les dicen que no por los costos

Gino, que hoy tiene 21 años, aprovechó su paso por el programa de Mirtha Legrand para difundir su proyecto solidario: “Cualquier persona que nos está viendo y necesita la mano se anota en nuestra página (atomiclab.org) y lo mejor es que sólo nos envía una foto sobre una hoja cuadriculada. No necesitamos más que eso para crear la mano. Las manos son de PLA, un material bastante ecológico que no genera picazón ni nada parecido”.

Cuando le preguntaron cuál fue el disparador de su iniciativa Gino recordó que todo comenzó con un chico de 11 años que había nacido sin dedos llamado Felipe Miranda.

“A los 16 empecé armando impresoras 3D. A partir de eso, me había juntado con otras personas y armamos un proyecto. Un día llamó la mamá de Felipe y nos dijo que necesitaba una prótesis para su hijo“, relató.

Felipe vivía en Tres Algarrobos, Buenos Aires, muy lejos de un ortopedista. Al igual que a otras miles de personas, le costaba muy caro el transporte y la prótesis (entre 5.000 y 10.000 dólares).

“Después empezamos a ver que había muchísima necesidad en la Argentina. Muchas personas necesitan adquirir una mano pero les dicen que no por los costos. Entonces, vimos que podemos imprimirlas. Un kilo de material sale $400, con un kilo se hacen cuatro prótesis de manos“, señaló Gino.

LEA MÁS:
Gino Tubaro: cómo vive y piensa el “superinventor” argentino

Comentarios

comentarios