Compartir

“París no ignora que es París, la decorosa Londres sabe que es Londres, pero Ginebra casi no sabe que es Ginebra”, dijo el escritor sobre la ciudad que supo recibirlo cuando joven y estudiante.

Comentarios

comentarios