Compartir

Serán siete páginas dedicadas íntegramente a esa multinacional de una sola persona, que es Lionel Messi. Hoy, en su edición de sábado, el prestigioso semanario alemán Der Spiegel se centrará en el crack del Barcelona, pero no para analizar sus goles imposibles o sus gambetas recurrentes en la Liga española o las copas más importantes del mundo.

Der Spiegel lidera una investigación basada en documentos confidenciales que proporcionan datos sobre la relación comercial del jugador con el Barcelona, su frágil situación impositiva en España, las irregularidades de su fundación y los negocios de su padre, Jorge –y de la familia en general–, en Argentina y en otros países.

Ayer, a las seis de la tarde, en muchos países de Europa, la red de Colaboraciones en Proyectos de Investigación en Europa (EIC, por sus siglas en inglés) lanzó la primera piedra: varias notas, publicadas en simultáneo en medios como El Mundo (España), L’Espresso (Italia) y Mediapart (Francia), a modo de adelanto de lo que vendrá en los próximos días y se conocerá como una nueva edición de FootballLeaks, que en 2016 ya había dejado contra las cuerdas a la otra estrella del fútbol español, Cristiano Ronaldo.

En aquel momento, el consorcio de periodistas europeos denunció que Cristiano había desviado a un paraíso fiscal al menos 150 millones para ocultar ingresos por derechos de imagen, entre un sinfín de inconsistencias que tenían al portugués como protagonista.

Esta vez, el que está en el centro de la escena es Messi. La investigación da cuenta de que el fisco español está siguiendo de cerca la situación del jugador e indagando si Barcelona pagaba parte de su sueldo a través de donaciones a la Fundación Messi para eludir el pago de impuestos.

La fundación del jugador, creada en 2007 “a partir de la sensibilidad de Lionel y con el total apoyo de su familia, de generar nuevas oportunidades para concretar los sueños de niños en todo el mundo”, según afirma en su portal web, es uno de los principales focos de la investigación del EIC.

La institución se constituyó en 2007 con Leo como presidente, su hermano Rodrigo y su padre como vocales y el abogado Iñigo Juárez como secretario. “Pese a ese acto oficial, su inscripción en el Registro de Fundaciones de la Generalitat –trámite necesario para tener entidad jurídica– no se realizó definitivamente hasta el 6 de junio de 2013, seis días antes de que se conociera la denuncia de la fiscalía contra los Messi, denuncia que acabaría en condena por delito fiscal para el jugador y también para su padre”, publica El Mundo.

Es decir, hubo seis años en que la fundación existió, pero no presentó ninguna documentación que respaldara esa existencia. “Leo Messi y la caridad falsa: el dinero de su fundación los mantiene (y no paga impuestos)”, titula L’Espresso.

Messi ya tiene un antecedente que lo complica: en abril de 2017, la Audiencia de Barcelona sentenció a él y a su padre a 21 meses de prisión por defraudar a la Hacienda por más de 4 millones de euros.

La condena no se hizo efectiva porque ninguno tenía antecedentes penales. Ahora, si esta investigación se traduce en un proceso judicial, su situación podría cambiar.

PERFIL habló con una de las personas que brindaron información en esta investigación. “No me pone contento por Leo. Pero sí me gratifica que se revele que la fundación, como tantas otras fundaciones, es todo menos una institución que busca ayudar a poblaciones vulnerables”, aseguró.

En ese sentido, Der Spiegel, en las siete páginas destinadas al caso, desarrolla los “trucos” de Jorge Messi para maximizar los ingresos de su hijo, ya sea por concepto publicitario o por el contrato que recibe del Barcelona. Una realidad –aseguran los periodistas que lo investigaron– que tendrá nuevos capítulos en los próximos días.

Mientras Leo brille, como en cada fin de semana, con la camiseta del Barcelona.

(*) Nota publicada en el diario Perfil.

Leer mas

Comentarios

comentarios