Compartir


Las cifras actuales contrastan con las 1.600 toneladas recogidas hace dos años, cuando se alcanzó un pico histórico, interrumpido por Matthew, el huracán que asoló en octubre de 2016 a esa porción del oriente cubano y dañó las 3.635 hectáreas dedicadas a ese cultivo, según la agencia de noticias EFE.
El huracán se ensañó con la vegetación de la zona, en la que desaparecieron los árboles que daban sombra a los cacaoteros, un requisito para el desarrollo óptimo de esas plantas.
Los cultivos de cacao en Baracoa comenzaban a recuperarse lentamente con la ayuda de colectivos agrícolas de otros territorios, cuando llegó el pasado septiembre el ciclón Irma y afectó a la cosecha de 2017.
Sin embargo, los productores baracoenses esperan alcanzar este año las 800 toneladas del fruto y recuperar para 2020 el nivel productivo previo a los huracanes, según el reporte oficial.
Leer mas

Comentarios

comentarios