Compartir

No era la primera vez que Pablo Cáceres atacaba a tiros a Yanina Muñoz. Hace diez años que se separaron tras una tormentosa relación, pero nunca dejó de hostigarla, asegura Valeria, hermana de la víctima de otro caso de violencia de género en esta ciudad.

Ayer, Yanina estaba muy dolorida, internada en la UCI del hospital Ramón Carrillo de esta ciudad. Los cuatro proyectiles que impactaron en el cuerpo de la mujer de 30 años causaron lesiones graves. Sobre todo, un tiro que destrozó el fémur, explica Valeria. Dijo que su hermana será operada en los próximos días.

Cáceres, en tanto, fue detenido el sábado y quedó detenido en el Penal 3 de esta ciudad.

Valeria recordó que Cáceres atacó a tiros el año pasado a su hermana. Fue la primera vez y, por fortuna, no la hirió. La segunda ocasión sucedió en marzo último y el tercer ataque con arma de fuego ocurrió la noche del viernes. Yanina estaba con un amigo en un pasillo próximo a la entrada del edificio donde vive, en el barrio Elflein de esta ciudad, cuando Cáceres apareció.

Tras atribuirle una supuesta responsabilidad en la muerte de su madre, el sujeto sacó un arma y disparó en ocho ocasiones contra Yanina, que estaba indefensa. La joven cayó malherida y el agresor escapó. Las detonaciones alertaron a vecinos del edificio, que auxiliaron a la víctima mientras esperaban la ambulancia, que trasladó a la herida hasta el hospital, donde continúa internada.

Ayer, la fiscal Silvia Paolini imputó a Cáceres por el delito de intento de homicidio, en un contexto de violencia de género.

Lo acusó de haber atacado el viernes, entre las 22.35 y las 22.45 a Yanina. Según la acusación, Cáceres habría utilizado un rifle corto y efectuó al menos ocho disparos. La víctima sufrió fractura de fémur izquierdo. La fiscal advirtió que el imputado incumplió una orden de prohibición de acercamiento que había dictado una jueza de Familia local.

El imputado, asistido por la defensora oficial Romina Martini, negó haber atacado a su ex. Aseguró que cuando ocurrió el hecho, se encontraba en su domicilio con su familia. Cáceres puso en conocimiento del juez, la fiscal y la defensa diferentes circunstancias que vivió tras separarse de la denunciante.

La defensora pidió la excarcelación para Cáceres. Destacó que tiene arraigo en el mismo barrio desde hace 31 años. De hecho, son vecinos con la víctima. La fiscal se opuso a la excarcelación, porque advirtió que falta recolectar pruebas y existen indicios de que Cáceres en libertad puede entorpecer la investigación.

Burgos señaló, según la información de prensa del Poder Judicial, que el hecho es de suma gravedad. Destacó además que el arma aún no fue secuestrada faltan varias medidas de prueba. Indicó que existen antecedentes de violencia familiar y, por eso, rechazó excarcelar a Cáceres.

“Mi hermana venía haciendo denuncias desde hace ocho años y nunca la Justicia hizo nada”, sostuvo, indignada, Valeria.

Dijo que ayer denunció a la pareja de Cáceres por el delito de amenazas. El sábado se movilizarán desde las 16 para reclamar contra la violencia de género.


Fuente: Policiales – Rio Negro

Comentarios

comentarios