Compartir

La policía de Israel recomendó al fiscal general que impute al primer ministro Benjamin Netanyahu por dos de casos de corrupción, en un duro y embarazoso golpe para el jefe de gobierno que reforzó pedidos para que renuncie.
La recomendación pone dramático fin a meses de investigaciones sobre si Netanyahu aceptó dávidas por unos 300.000 dólares de un magnate de Hollywood y un millonario australiano y ofreció trato preferencial a un diario a cambio de una cobertura favorable.
En un comunicado, la policía israelí dijo que en ambos casos hay "evidencias suficientes" para imputar al primer ministro, de 68 años, por los delitos de "sobornos, fraude y abuso de confianza".
El premier, que está en poder desde hace nueve años y ha negado haber incurrido en delito alguno, volvió a defender hoy airadamente su inocencia tras conocerse la noticia, calificando la decisión policial de "difamación" destinada a sacarlo del poder.
Leer mas

Comentarios

comentarios