Compartir
[adrotate group="25"]

Durante años la Regata del Río Negro en su final a la capital rionegrina fue una fiesta, pero la edición 42ª se vio empañada por un error que puede tener un costo alto para el Comité Organizador de cara a las próximas ediciones. Es que la armonía desde que se inició la Regata en Cipolletti se rompió en Conesa cuando se realizó el control antidopaje.

Un control que careció de rigurosos requisitos pero que dio un resultado positivo informado por el Comité Organizador del club Náutico La Ribera. El rumor en esa tarde calurosa en el balneario del camping municipal de Conesa se esparció por todo el campamento y cambió la armonía de la tradicional prueba.

El clima que se vivía no era el mejor y fue empeorando cada vez que la definición se acercaba al final. En definitiva hubo dos regatas, donde las primeras cuatro etapas se vivieron con algunos roces entre los botes ante la paridad y las últimas tres, ante la confirmación de un dopaje positivo.

El peor desenlace se dio tras la largada de la última etapa en el coqueto y flamante balneario de la comisión de fomento de San Javier, donde previo al inicio de los 28 kilómetros finales se desarrolló el Hermanamiento de los ríos Negro y Sella de España.

Tras la salida de los botes rumbo a la capital provincial, los organizadores comenzaron a entregar una hoja informando que el control realizado a ocho palistas por médicos del Hospital de Conesa y luego enviadas a Viedma para su contraprueba “no se habían tomado los recaudos que el protocolo legal establece para estos casos”.

En definitiva, el proceso de antidopaje quedó trunco y el final de lo que tendría que ser una de las fiestas más importantes de la región, también.

Antes de la premiación, Franco Balboa se subió al escenario, pidió el micrófono y se descargó.

“Nosotros tenemos que aprender muchas cosas. Hay que hacer las cosas bien, cuesta trabajo pero se pueden hacer bien y la gente sabe bien a lo que me refiero”, arrancó el palista que junto a su hermano Dardo ganaron esta edición de la Regata.

“A nosotros nos dijeron que teníamos que orinar, me dieron un frasco abierto, pasé a un baño público sin el resguardo de ningún médico y yo lo entregué. A los cinco minutos escucho un rumor que dio positivo. Voy a la ambulancia y me dicen que mi muestra salió mal y que la tenía que hacer nuevamente. Voy al baño, le doy la prueba y nos fuimos a descansar porque teníamos la contrarreloj”, explicó Franco.

Y siguió hablando del mal momento. “Después de eso empezó el rumor que los hermanos Balboa dieron positivo y la verdad que esa noche yo no pude dormir porque me sentía mal. Mucha gente me escribía para que me quede tranquilo y otra gente que me decía que me iba a partir las piernas. De la gente que habló de mí, van a ver quien es Franco Balboa , yo nunca di positivo en ningún lado y eso lo va a ver la gente a lo largo del tiempo”, finalizó el neuquino mientras se le quebraba la voz.

En tanto, Néstor Pinta que junto a Martín Mozzicafreddo quedaron segundos en la general, no se quedó en la entrega de premios. “Me da vergüenza que todo quede así, no se puede competir. Pensamos que se iban a hacer las cosas justas pero eso no pasó. Es una lástima y para nosotros es imposible correr así”.

La bronca de Piri Pinta se distinguía de lejos mientras agregaba que “desde que largamos tenemos problemas con roces, con una sanción que después se la sacaron y porque no dicen ahora lo que pasó con el control antidopaje. Se tapa todo y qué más vamos a hacer, para que vamos a seguir corriendo”, sentenció Pinta.

La Regata no tuvo el final de otras ediciones. Más allá de las otras categorías, en K2 sénior donde se encuentra la elite de la competencia no tuvo el cierre esperado. La organización dijo que hubo dopaje pero a su vez reconoció que llevó adelante ese control sin las garantías que corresponden.

Si se piensa en una Regata Internacional, habrá que trabajar mucho por delante pero el desafío más grande será recuperar esa armonía que reinaba durante los primeros cuatro días de competencia, cuando la atracción era lo deportivo y que fue empañado por la toma de decisiones erróneas. La travesía tuvo un cierre que su historia no merecía.

Leer mas

Comentarios

comentarios

[adrotate group="26"]