Centro de Informes

La zapatilla del asesino de Fernando Báez Sosa: la clave para determinar quién le pegó la patada mortal

Más allá de la importancia que tienen las ruedas de reconocimiento llevadas a cabo por los testigos que podrán reconocer a los rugbiers que le pegaron hasta la muerte a Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, existe también una prueba fundamental para los investigadores, que es el hallazgo de una zapatilla manchada con sangre que sería del joven que le dio la patada mortal a la víctima antes de quedar inconsciente en el suelo.

Según indicaron fuentes de la investigación, el calzado, de talle 43, fue hallado en la casa donde los rugbiers de Zárate paraban durante el momento en que fueron detenidos por la DDI de Villa Gesell. Ese sábado por la mañana, en total se secuestraron 19 pares, pero solo una zapatilla tenía manchas de sangre.

El calzado secuestrado es de color negro y tiene el típico estilo que usan los adolescentes. Aunque no está comprobado quién lo llevaba puesto el día del crimen de Báez Sosa, en base a la información que trascendió, se cree que podría pertenecer a Máximo Thomsen, uno de los jóvenes que este jueves fue reconocido por los testigos como la persona que le pegó la patada mortal cuando la víctima ya estaba en el suelo.

Por esto mismo, la zapatilla ya fue sometida a la prueba de scopometría, el test de observación y medición de marcas que va a permitir determinar si es la misma suela que quedó marcada en el lateral izquierdo del rostro de Fernando al ser asesinado a golpes.

Al conocerse esta información, también se pudo establecer que la detención de Pablo Ventura, el chico de 21 años que fue apresado un día después en Zárate, se debió a que al momento del secuestro de los elementos de interés para la causa, Thomsen sostuvo que la zapatilla llena de sangre era de Ventura.

El joven fue liberado el martes pasado, luego de que su familia presentara un video donde se veía al chico mientras cenaba con sus padres en un restaurante de Zárate, pocas horas antes de que los rugbiers mataran a golpes a la víctima. Además de haber declarado todo lo que sabía, Ventura calza 50, y la zapatilla secuestrada es talle 43, lo que hace casi imposible que el joven hubiera podido ponérsela.

Lee más. “La vida nos jugó una mala pasada”: el audio de uno de los rugbiers acusados de matar a Fernando Báez

Además de todos estos datos, todavía falta también que se realice la pericia técnica en los celulares de los imputados, aunque los dos teléfonos de los más complicados, que son Thomsen y Ciro Pertossi, posiblemente no puedan ser desbloqueados porque son marca iPhone y ese estilo de aparato suele ser difícil de poder vulnerar. El resto de los sospechosos tienen dispositivos Android, por lo que la pericia para esos celulares comenzará el próximo lunes.

Segunda ronda de reconocimiento

Según informó el abogado querellante Fabián Amendola, cuatro de los diez rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa, entre ellos los dos principales sospechosos, serán sometidos desde hoy un reconocimiento fotográfico en lugar de presencial, debido a que después de seis días detenidos perdieron el bronceado y se complica conformar las rondas.

“Al testigo se lo interroga en primer lugar por las circunstancias que vio y la descripción de las personas que tengan que reconocer, y luego, en lugar de tener que ver por una mirilla, se le presentan cuatro fotografías arriba de una mesa con los números y determinan si en esas fotografías está la persona”, explicó el letrado que representa a la familia de la víctima.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.