Compartir

Las comunicaciones consideradas inconsistentes que ingresan al sistema de emergencias telefónicas 911 instalado por el gobierno rionegrino, le generan a la provincia un gasto extra de entre 3,5 millones y 5 millones de pesos, en forma mensual. Los operadores reciben un promedio diario de 1.200 llamadas. Haciendo sólo un promedio de 4 millones mensuales, en el año la provincia pierde 48 millones de pesos.

De la cantidad de contactos que se atienden, un 60% son comunicaciones por “bromas” o bien personas que llaman para contar con información sobre turnos farmacéuticos, de acuerdo al contenido que evalúan los operadores. El 40% restante es un por una urgencia verdadera.

El director de Seguridad Ciudadana de la Provincia, Jerónimo San Pedro, reveló a “Río Negro” que esas estimaciones de fondos surgen de profusos estudios donde se calculan todos los gastos.

Es que significan el desplazamiento de móviles al lugar del hecho que luego se constata que es apócrifo, el uso de combustible, las erogaciones en personal o bien en seguros de riesgo.

Agregó que cada vez que suena el teléfono del 911, las comunicaciones las paga la Provincia de Río Negro, y además el personal de turno debe poner en actividad un protocolo que recibe un pedido aún cuando no sea confiable.

San Pedro indicó que los operadores ya tienen las instrucciones: “cuando alguien pide por una farmacia de turno, directamente se le corta el llamado fundamentando que se trata de una línea de emergencia”.

Desde ese organismo se está trabajando en dos sentidos para provocar un ahorro.

En principio, el funcionario reveló que se está elaborando un proyecto de ley destinado a promover una reglamentación para sancionar a los molestos, que a su criterio se trata de una situación “compleja pero no imposible”.

Mencionó en ese sentido que servirán de gran ayuda los registros de esas llamadas “truchas” porque están todas identificadas, y paralelamente se cuenta con un “rating” de los irresponsables. La iniciativa sería similar a la que permitió encontrar a los responsables de amenazas de bombas en la provincia de Buenos Aires.

Una segunda alternativa son las visitas de concientización a alumnos de escuelas primarias para evitar un mal momento (ver aparte).

Recientemente se conoció que vecinos de varias localidades han sido beneficiados por la intervención del personal del RN Emergencias evitando la concreción de diferentes hechos vandálicos con apoyo de efectivos policiales. La intervención más destacada sucedió el pasado viernes, cuando el RN Emergencias recibió un llamado del personal de una farmacia de Villa Regina alertando la presencia de un hombre y una mujer en actitud sospechosa. Inmediatamente, desde el sistema se dio intervención a efectivos policiales con mayor cercanía al comercio.

San Pedro reveló que se tomó la decisión de “charlar con los chicos” con la idea de desarrollar una tarea de concientización en las escuelas, y “tratamos de enseñarle que sepan de la importancia de este sistema”.

Justificó que “la sociedad ha cambiado, se nota que hay menores solos en las viviendas porque sus padres trabajan”.

En las exposiciones, con buena recepción por parte de los docentes, se les explica a los alumnos en qué momento de una emergencia tienen que llamar: cuando están solos y no saben a qué atenerse, cuando están con un adulto mayor que no responde a estímulos o cuando ve algo extraño en las inmediaciones.

El RN Emergencia cuenta con 11 centros de monitoreo ubicados en Viedma, Bariloche, El Bolsón, Los Menucos, Valcheta, Cipolletti, Allen, Villa Regina, Campo Grande, General Roca y Catriel. En tanto, se trabaja en la implementación en Cinco Saltos, SAO y Las Grutas, mientras en Viedma se espera que la empresa Altec finalice la colocación de 25 cámaras más, de las cuales han sido dispuestas seis y en funciones tres.

El servicio es de mucha utilidad, pero la idea es no dejar que las llamadas falsas crezcan.

Leer mas

Comentarios

comentarios