Compartir

“Lo único que deseo es que el proyecto no pierda fuerza, que siga y que esto no termine como un intento mío para estar acá. Ojalá que pueda repetir la experiencia y manejando un LMP1, porque el sabor es único. Quiero volver el próximo año”, expresó José M. López cuando su debut en las 24 Horas de Le Mans ya es parte de la historia de la legendaria prueba.

“Es difícil abandonar. En un momento estábamos segundos y empezábamos a soñar un poco más, pero sabemos que es una prueba cruel sobre todo que, con estos autos tan tecnológicos, puede pasar cualquier cosa”, comentó el argentino.

Cuando promediaba la noche en el circuito de Le Sarthe abandonó el Toyota TS050 hybrid que Pechito compartió con Nicolás Lapierre y Yuji Kunimoto.

El equipo hizo lo imposible por reparar los daños que el Toyota sufrió después de ser chocado por un auto de una división menor .

“Uno está triste porque son muchos días acá, se pone mucho. Pero ya está, hay que pensar para adelante. Lo positivo y lo que me hace sentir un poco mejor es que a la hora de hacer mi trabajo fui contundente, uno de los más rápidos en ese momento y eso me hace recuperar la confianza que había perdido después del accidente en Silverstone”, reconoció López.

Afirmó que “es durísimo estar abajo y vivir una situación como la nos tocó cuando el Toyota se quedaba. El piloto comunicaba y el equipo trataba de darle una solución”.

Pechito destacó que “había pausas largas, no sabías si iba a llegar a boxes y eso es cruel, durísimo, pero es parte de la prueba, tal vez por estas cosas es que Le Mans sea tan cautivante”.

Le Mans quedó en la historia. La cuarta fecha del Mundial de Turismo será en Nurburgring. López comentó que “ahora hay que prepararse seguir en el certamen y para volver a mi auto, porque demostré que estaba para conducir el número 9 y el 7 también, porque en un momento fui más rápido que Stephane (por Sarrazin)”.


Fuente: Últimas Noticias – Río Negro

Comentarios

comentarios