Compartir

Ayer, el sol salió y volvió a brillar con intensidad. Sin embargo, no pudo levantar la temperatura que durante toda la jornada se mantuvo bajo cero, aunque contribuyó a paliar un poco el frío intenso.

Los chicos en los barrios disfrutaron a pleno la nieve, que se convirtió en placas de hielo. Cada pendiente se transformó en una virtual pista para deslizarse con trineos improvisados y culipatines. Fue la postal más repetida en diversos rincones de la ciudad.


Fuente: Sociedad – Río Negro

Comentarios

comentarios