Compartir


El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó el cierre por 72 horas de todas las comunicaciones aéreas y marítimas con las vecinas islas caribeñas Aruba, Curazao y Bonaire, como medida para enfrentar el contrabando que, considera, provoca desabastecimiento.
"He ordenado la inmediata toma de todos los puertos y aeropuertos por donde nos comunicamos y se hace labor de intercambio comercial y de pasajeros con Aruba, Curazao y Bonaire", exclamó Maduro anoche al término de un consejo de gobierno.
La medida, dijo, obedece a la "defensa de los intereses económicos de Venezuela", por lo que pidió a los gobiernos de estos territorios que tomen las medidas que les "ha exigido" durante los últimos tres años para "el control del contrabando" y "el establecimiento de un comercio sano". Leer mas

Comentarios

comentarios