Compartir

Cristian Jara Blanco apuñaló en el pecho a Adrián Gordillo el año pasado.

La Cámara Criminal Segunda de Roca condenó este miércoles a un hombre de Chimpay a la pena de 14 años de prisión, tras declararlo autor de los delitos de homicidio simple y lesiones leves.

Por unanimidad, los jueces Oscar Gatti, Sandro Gastón Martín y María Evelina García Balduini declararon al imputado Cristian Juan Jara Blanco, de 39 años, autor del homicidio del que resultó víctima Adrián Gordillo, de 33, y de las lesiones que sufrió la pareja de la víctima fatal en el mismo episodio.

Debido a que el imputado, actualmente detenido, registra condenas penales previas, el Tribunal también lo declaró reincidente.

Cabe señalar que la sentencia no se encuentra firme, dado que la defensa tiene plazo legal para interponer recurso de casación.

En coincidencia con lo solicitado por el Fiscal de Cámara Andrés Nelli y el abogado por la querella, Marcelo Herzing Gorriarán, la Cámara tuvo por acreditado que la madrugada del 28 de febrero de 2016, en Chimpay, Jara Blanco golpeó y lesionó a la pareja de Gordillo en el marco de una discusión generada a la salida de un local bailable de la calle San Martín.

Media hora después, frente al monumento conocido como “Las Manos”, el imputado apuñaló a Gordillo en el pecho, provocándole la lesión que resultó mortal.

Jara Blanco fue detenido inmediatamente en la vereda de su casa, ubicada a menos de 100 metros del monumento, donde también se secuestró el cuchillo de 17 cm de hoja utilizado en el hecho.

En el juicio oral y público el imputado admitió su participación y planteó circunstancias atenuantes que llevaron a su Defensor Oficial, Miguel Salomón, a solicitar una pena de 15 meses de prisión por el delito de “homicidio con exceso en la legítima defensa”.

El voto rector del juez Martín descartó la figura atenuada que invocó la defensa por dos razones: la primera, que “no existió agresión ilegítima” por parte de Gordillo. De hecho, éste recibió la puñalada cuando “corría, escapaba” de su agresor. Se tuvo por probado que el imputado lo persiguió “por al menos 50 metros hasta que lo alcanzó, lo dio vuelta y le dio una puñalada”. La segunda, porque aún suponiendo que Gordillo atacaba a Jara Blanco, este último tenía un cuchillo y el primero estaba desarmado, por lo que desaparece el requisito de “racionalidad en el medio empleado” para repeler una agresión.

“Todas las pruebas en su conjunto tienen una entidad suficiente para alcanzar el umbral de certeza requerido que nos permite sostener que Jara Blanco es el autor de la muerte de Adrián Gordillo, la que ha ocurrido en la circunstancias de tiempo y lugar tal como fue requerido a juicio, dándose por acreditada -sin lugar a dudas- la pretensión acusatoria llevada adelante por el Ministerio Público Fiscal y la Parte Querellante”, concluyó el fallo.

Para definir el monto de la pena, el Tribunal valoró respecto del imputado, entre otros parámetros legales, “su situación social y cultural, que le ha permitido discernir el sentido y las consecuencias de su obrar”, “su actitud durante el proceso y en el juicio”, “el innegable e irreparable daño causado”, “no haber demostrado arrepentimiento” y haber “matado sin razón alguna”, evidenciando “desprecio por la vida ajena y negativa a todo cambio superador en su vida”, además de las condenas previas que registra.


Fuente: Policiales – Rio Negro

Comentarios

comentarios