Centro de Informes

“Me mandaron a matar policías”: un chico de 13 años apuñaló a un agente en San Isidro

Un momento de sorpresa e incredulidad se vivió en el edificio Unidad de Prevención de la Policía Local (UPPL) de San Isidro el último sábado, cuando por la tarde un adolescente de tan solo 13 años trepó un paredón para ingresa en el lugar y, sin mediar palabras, atacar al oficial Oscar Cejas. El joven fingió tener dificultades mentales, sacó un cuchillo de la cintura y apuñaló al agente en el cuello.

Al ver la escalofriante escena, los compañeros de Cejas –con armas en mano- le pidieron al menor que se alejara del oficial con las manos arriba. Pero al ver que el menor seguía con intenciones de atacar a más efectivos, uno de los oficiales lo neutralizó de un disparo en la pierna derecha.

Todo ocurrió en el edificio ubicado en Villa Adelina, entre las calles Guayaquil y Perito Moreno. El adolescente quedó automáticamente detenido y en un video difundido en las redes sociales, el joven aseguró que lo enviaron “a matar policías”. “¿Para qué te mandaron acá?”, le pregunta uno de los agente. La respuesta dejó a todos sin palabras: “A matar policías”, dijo el menor.

Además, mencionó el supuesto nombre de la persona que lo habría enviado. La Justicia de menores investiga qué llevó al chico a cometer tal la agresión, pero lo indagarán recién cuando esté en condiciones de salud. Mientras tanto, sus familiares le afirmaron a la justicia desconocer los motivos que llevaron al adolescente a atacar a un agente de la policía.

Según sus palabras, es un chico que nunca manifestó ningún tipo de agresión. Cabe destacar que por su edad, el joven es no punible, es decir, no será castigado con una pena de prisión. La fiscal de Responsabilidad Penal Juvenil Rosa Gómez Zambade calificó el hecho como “tentativa de homicidio”.

Mientras tanto, se está evaluando si el chico tiene problemas psiquiátricos. La fiscal Gómez Zambade pidió permiso al Juzgado de Garantías del Joven Nº 1, a cargo de la causa, para investigar redes sociales, teléfonos y computadoras del chico con la idea de intentar corroborar si efectivamente alguien lo mandó a atacar a los policías.

Al efectivo apuñalado lo operaron y le sacaron un pedazo de cráneo para descomprimir el cerebro, al tiempo que le pusieron dos catéter para que drene la herida y quedó internado en terapia intensiva con pronóstico estable. El menor de 13 años, quien vive cerca del predio de la UPPL, también fue derivado a un centro asistencial por la herida en su pierna, pero está fuera de peligro.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.