Centro de Informes

No hay un nuevo plan económico, sí medidas que son un volantazo

Por Gabriela Origlia

El Gobierno sigue intentando morigerar el golpe al bolsillo de la pronunciada devaluación de estos días y el impacto que tendrá en la inflación. Está claro que en la sucesión de medidas anunciadas y por anunciar deja en el olvido el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en especial en lo que hace al 0,3% del déficit primario fijado para este año. La renegociación ya es un hecho, aun cuando se produzca lo que los analistas consideran un “milagro”, la reelección de Mauricio Macri.
No se puede hablar de un nuevo plan económico, sino de un paquete de medidas que intenta sumar votos de aquellos sectores sociales que más castigaron al oficialismo el domingo. Sí es cierto que la lógica de lo que se está realizando no tiene que ver con lo que venía haciendo. Urgido por razones políticas, viró el timón.
Desde el Gobierno aseguran que el financiamiento de las medidas -sólo las primeras tenían un costo fiscal estimado en $40.000 millones- se hará con recorte de obra pública (ya frenada hace tiempo). También la devaluación y la inflación aportarán. A esa primera proyección de costo fiscal hay que sumarle la eliminación del 21% de IVA para los alimentos para toda la población y la suspensión del ajuste por inflación para las cuotas de los créditos hipotecarios UVA.
“No habrá aumento para las familias con créditos UVA. Para acompañar a quienes compraron su casa a través de un crédito hipotecario UVA, estamos manteniendo el valor de sus cuotas por cuatro meses. Hasta diciembre, la cuota que pagarán será igual a la que pagaron en agosto”, escribió el Presidente en su red social.
Aclaró que el Estado se hará cargo de la diferencia: “Cuando discutamos el presupuesto veremos cómo continúa la asistencia el próximo año. Así ayudamos a más de 90.000 familias: las 33 mil de ProCreAr y a otras 60 mil familias que compraron viviendas únicas de menos de 140.000 UVA”.
Respecto del anuncio de congelamiento del precio de las naftas por 90 días, como no hubo acuerdo con las petroleras se aplicará la ley de abastecimiento, la misma que utilizó el exsecretario de Comercio Guillermo Moreno en el gobierno de Cristina Kirchner.
Después de la conversación telefónica entre Macri y Alberto Fernández -que se generó a partir del temor derivado por el camino que estaba tomando el dólar y los mercados- y de las declaraciones del ganador de las PASO, los mercados parecieron calmarse. De todos modos, en la siempre volátil Argentina, no hay que dar nada por cerrado.
Fernández dijo que estaba bien el dólar a $60 y, por primera vez en la semana, la divisa bajó. Llegó a caer hasta $55, pero luego el descenso se fue recortando y cerró a $59,71, según el promedio del Banco Central. El Banco Central emitió una nueva norma (A 6754) que reduce el porcentaje de tenencia en posición contado de moneda extranjera de las entidades financieras, lo que forzó ventas de divisas de parte de los bancos.
En tanto, después de que las ventas récord de bonos tras las elecciones del domingo, los bonos en dólares subieron hasta 8% y el riesgo país retrocedió 9,4% a 1.764 puntos básicos.
Los $60 por dólar de Fernández tienen un fundamento: en términos de tipo de cambio real multilateral (limpiando el valor nominal del dólar del efecto de la inflación) en el comienzo de la gestión de Néstor Kirchner, en mayo de 2003, el dólar estaba en $61 y a partir de allí fue oscilando hasta tocar picos de $ 64 en enero de 2004 para terminar en torno a $63 a mediados del 2008.
Jorge Vasconcelos, del Ieral de la Fundación Mediterránea, insiste en que un elemento estratégico para el gobierno y la oposición es el uso que se haga de las actuales reservas del Central.
“A la oposición no le conviene que la actual administración deje el BCRA con muy pocas reservas y al gobierno le resulta conveniente que las propuestas que anuncie la oposición resulten razonables para los mercados. Así, podría atenuarse la volatilidad, sin tener que sacrificar muchas reservas y, al mismo tiempo, cumpliendo con las obligaciones”, señala. Incluso, a su entender convendría adelantar el debate presidencial, no las elecciones, para que los candidatos en carrera se definan sobre los principales puntos.

La entrada No hay un nuevo plan económico, sí medidas que son un volantazo se publicó primero en Diario Alfil.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.