Centro de Informes

Ocupación en Mascardi: “Se terminó la paz”, dicen desde la comunidad Wiritray

Desde la comunidad Wiritray, en la cabecera norte del Mascardi, Clarisa Montenegro reconoció que “estamos en una situación compleja que es de público conocimiento, de extrema violencia, que no hemos buscado y nosotros separamos claramente que una cosa es la muerte de Rafael Nahuel y otra lo territorial, esa muerte la repudiamos con todo el cuerpo y el alma”.

Sostuvo que ese territorio es de la comunidad Wiritray, que desde el 2000 fueron reconocidos con personería jurídica, y se trata de “un conflicto que no buscamos, tenemos el área de acampe, donde trabajamos mucho, no esperábamos semejante situación”.

Recordó que se había llegado a un acuerdo con Parques de modo que ese espacio era de uso exlusivo de la comunidad porque ahí estaba la veranada de su abuela Clarisa Treuque. Enfatizó que el trabajo de su comunidad está en la cabecera norte.

“No hay convivencia, no hay diálogo, hay violación de un derecho de una comunidad sobre la otra que está organizada que es la nuestra, por más que digan lo que digan”, lamentó.

Dijo que no denunciaron porque “no queremos otra muerte” e insistió en repudiar la muerte de Nahuel.  Manifestó que tras la ocupación en Mascardi, hace dos años, “se terminó la paz y tranquilidad en la zona, mi hermano que es guardaparque de apoyo, logramos ese espacio porque teníamos mucho conflicto con los guardaparques en ese lugar, le han baleado la casa 3 veces, es el que está más expuesto”.

A esto sumó las amenazas de muerte recibidas el día que se acercaron a hablar para ver qué podían consensuar. “Nos dijeron que nos iban a matar uno a uno, nos iban a abrir y comer el corazón, qué podés dialogar con eso”, lamentó y precisó que esto fue hace dos años y fue imposible dialogar por lo que no participaron más de la mesa de diálogo.

Respecto a por qué no participaron de la reciente reunión con las autoridades provinciales, estimó que la coordinadora del parlamento mapuche fue la que pidió una reunión al Estado y “por supuesto no somos bienvenidos“. Manifestó que mantienen el diálogo de siempre con el gobierno y “lo único que hacemos es trabajar, ideológicamente algunas cosas no se comparten, pero el trabajo es lo fundamental”.

Montenegro aseguró tener la solidaridad de las comunidades pero reconoció que “hay mucho miedo” y se decidió a hablar poque “no se puede soportar más”.

Ahora sólo esperan a ver qué define la justicia respecto a la ocupación porque “pedimos la justicia mapuche y no nos escucharon, pedimos otras situaciones y no se dieron”. 

FInalmente insistió en que son dos cosas diferentes: “una es la muerte de Nahuel que repudiamos y otra lo territorial que es el trabajo que hicimos ante Parques durante un montón de años en el espacio de comanejo que, les guste o no, es el diálgo que construimos”.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.