Centro de Informes

¡Otra vez sopa! Ricky Centurión a las piñas con un jugador de las inferiores en un entrenamiento

A pesar de mostrarse semanas atrás arrepentido de sus actos, Ricardo Centurión –el polémico jugador de Racingpor ahora- volvió a protagonizar un escándalo durante la práctica de la reserva. Esta vez, separado del plantel profesional luego del cortocircuito que tuvo con Eduardo Coudet durante el último encuentro contra River, discutió e intercambió golpes con un jugador de las inferiores.

Según informaron varios medios partidarios de la Academia, Centurión llegó “en mal estado”, con algunas copas de más, a la práctica y tuvo una fuerte e intensa discusión con Juan José Cáceres, un chico categoría 2000 que juega como extremo por izquierda.

Al parecer, Ricky “llegó con una euforia poco habitual” y en la entrada en calor comenzó a burlarse de alguno de los jugadores que se encontraban en la cancha. Así, el chico de nacionalidad paraguaya reaccionó y lo sorprendió con una trompada.

Algunos compañeros intervinieron, evitando que la pelea entre ambos siguiera. Pero Centurión decidió agarrar sus cosas e irse sin entrenarse a su casa. Razón por la cual, la Comisión Directiva analiza la posibilidad de rescindirle el contrato, a pesar del costo económico que eso implicaría.

Centurión fue separado del plantel profesional luego del partido que Racing, campeón de la reciente Superliga, perdió con el Millonario en el Monumental por 2-0. Aquella tarde el delantero, con un fastidio evidente por su suplencia, se “sacó de encima” a Coudet cuando le daba indicaciones antes del momento de su ingreso en el complemento.

Desde entonces “Ricky” no jugó más en Primera y fue enviado a entrenarse con la Reserva. Días atrás los directivos adelantaron la posibilidad de transferirlo a mediados de este año, idea que se refuerza tras el episodio de este jueves. Mientras tanto el plantel profesional se entrenó hoy en la cancha auxiliar y mañana jugará un amistoso con Ferro Carril Oeste.

Esta no es la primera polémica en la cual se encuentra envuelto Centurión y tampoco será la última. Poco tiempo después de su debut en Racing, a los 19 años, salió a la luz una foto de su pasado que lo comprometía. En la imagen, el talentoso delantero posaba con un arma de fuego y mirando a la cámara sin tapujos. “Fue una broma en San Nicolás, tenía 16 años, nada importante. Cosas que pasan en la vida”, se excusó.

Luego, su pase al Anzhi de Rusia se frustró cuando le descubrieron un quiste en el tobillo derecho durante la revisión médica. Aunque ofrecieron operarlo, Centurión se negó y la transferencia -por la cual Racing hubiera recibido 7,5 millones de euros- nunca se concretó.

Después de un paso sin pena ni gloria por el Genoa de Italia y un breve regreso a la “Academia”, el delantero pasó al San Pablo. En el club brasileño, nuevos problemas de conducta lo pusieron en el ojo de la tormenta. Luego de perder un partido con San Lorenzo por la Copa Libertadores, Centurión le solicitó a los dirigentes permiso para quedarse un día más en la Argentina. Pero, en la noche previa a su regreso, concurrió a un boliche, se quedó dormido y perdió el vuelo.

Su desembarco en Boca no lo liberó de los problemas. Apenas dos meses después de su llegada al club, protagonizó un accidente de tránsito en Avellaneda. Al volante de su BMW, Centurión chocó con tres vehículos a la salida de un local nocturno y se dio a la fuga abandonando su auto. Al día siguiente, se presentó a declarar y fue imputado por lesiones culposas, mientras que Boca le impuso una sanción económica.

Solo cuatro meses después de este choque múltiple, se filtró un video de las cámaras de seguridad del hotel donde concentró Boca en Mar del Plata para disputar los partidos de verano donde se lo ve a Centurión totalmente sacado y fuera de control.

Melisa Tozzi fue la novia de Ricardo Centurión durante varios meses, hasta que se cansó de sus maltratos y decidió dejarlo. Sin embargo, según había denunciado la joven, él no quiso alejarse y en mayo de 2017 fue a su casa y la golpeó brutalmente. En ese momento, Tozzi hizo la denuncia y la Justicia, en ese momento, le dictó una restricción perimetral al ex jugador de Boca.

En marzo de 2018, a eso de las 8.10, en la ciudad de Lanús, agentes de tránsito advirtieron que un BMW negro había pasado un semáforo en rojo. Adentro iba… sí, Centurión. El jugador no se quiso someter al control de alcoholemia. Y, para colmo, intentó “arreglar” a los policías. La grúa se llevó su vehículo. Esta vez, Ricky fue separado también de la reserva y su futuro sigue siendo incierto.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.