Compartir

Pablo Moyano, secretario general adjunto de Camioneros (NA)

El secretario general adjunto de Camioneros y secretario gremial de la CGT, Pablo Moyano, confirmó que su sindicato pedirá un 32% de aumento más un bono de fin de año en las paritarias que comenzarán en los próximos días. La cifra rompe con la pauta del 20% que impulsa el Gobierno para contener la inflación.

Con duras críticas el ministro de Trabajo y a la política económica, Moyano también adelantó que se opondrá a una suba con ese techo en las negociaciones del salario mínimo, vital y móvil. Según anunciaron, el Consejo del Salario comenzaría con las reuniones en las próximas semanas.

Por otro lado, opinó sobre la interna del PJ y aseguró que no se siente representado por ninguno de los candidatos. “Todos fueron funcionarios, que hoy levanten las banderas del peronismo nos llama la atención, cuando fueron funcionarios no lo llevaron adelante“, cuestionó.

– ¿Cómo vienen las negociaciones?
Este miércoles sale la nota de pedido oficial de la Federación de Trabajadores Camioneros a la cámara de transporte -Fadeeac- con un pedido del 32% y mejoras en algunas actividades donde siempre se consiguen adicionales. Vamos a salir a pelear ese número más un bono a fin de año. Con eso creo que vamos a compensar toda la pérdida que se ha tenido en estos últimos meses por el aumento de la inflación, que no está controlada.

– ¿Están tomando los datos del Indec?
No, los números de la CGT. Tenemos un departamento de estadística que todos los meses saca la inflación y sus números varían con respecto a lo que dice el Gobierno. Todos los gobiernos retocan el número de la inflación para que no se desborde. Lo hacía el gobierno anterior con el Indec y lo hace este gobierno con la nueva forma de medir los precios. El Gobierno tendría que salir a la calle a ver la realidad del país.

– ¿Camioneros aceptaría una clásula gatillo por inflación?
No lo hemos hablado. Nosotros queremos un aumento para todo el año con el bono adicional, porque después la cláusula gatillo no te garantiza nada, más que sabemos cómo se manipulan los números de la inflación. Cada gremio ve la realidad de su actividad y lo tendrán que juzgar sus trabajadores.

– Los empresarios argumentan que la caída de la actividad no permite aumentos tan altos…
Es el verso de siempre, ya sabemos cómo son. Nos conocemos todos acá, y más con los empresarios del transporte. Siempre llorando cada vez que se acerca una discusión paritaria. Este verso de que cayó la actividad del transporte lo venimos escuchando hace más de 15 años. Pero por las rutas hay camiones, en las autopistas hay camiones, los pozos están llenos de camiones, la actividad no ha bajado. Puede ser que haya disminuído algo pero no como para decir que no están en condiciones de dar un aumento como el que pedimos.

– ¿Cómo está la relación de fuerzas dentro de la CGT entre los que quieren una confrontación más abierta con el Gobierno y los que prefieren darle más tiempo?
Acá no se trata de ver quién es más combativo sino de que hay un modelo económico que no contiene a todos los argentinos. Solamente se está gobernando para un sector: los empresarios. Por eso se le bajó las retenciones al campo, a las mineras y a las entidades financieras. En lugar de lluvia de inversiones, para los trabajadores hubo lluvia de suspensiones y despidos. Seguramente va a ser tema de discusión en la próxima reunión de consejo directivo. Creo que tiene que haber una reacción en conjunto de todos los trabajadores.

-¿Corre riesgo la unidad de la CGT?
No creo que haya quiebre pero la discusión existe por las distintas miradas que tenemos sobre este gobierno. Algunos quieren seguir esperando que venga la reactivación y otros queremos darle una señal al gobierno del descontento de la gran mayoría de los trabajadores.

– ¿Qué resultado tuvo el paro general? ¿El Gobierno cambió en algo su política?
No, desde el primero momento dijeron que no hay un plan B en economía. Sigue con su postura de apertura de las importaciones que ha generado que miles de trabajadores de la industria del calzado, del plástico y textiles hayan perdido sus puestos de trabajo. No creo que el gobierno cambie para nada. Es una política totalmente igual a la de los años 90. Y va a seguir con su política de ajuste después de las elecciones de octubre, lo dice todo el arco político.

– ¿Se vienen más paros?
No sé si serán medidas de fuerza o movilizaciones, pero la CGT tiene que reaccionar ante este plan económico.

– ¿Cómo es su relación con el ministro Triaca?
Triaca me tracionó a mí y a los trabajadores. Ni bien asumió le llevamos varios reclamos de nuestro gremio y no cumplió ninguno. Nos traicionó y nos mintió, la relación es cero. Él sabe que está en deuda con los Camioneros porque siempre hubo promesas, fotos y reuniones pero no solucionó ningún tema de nuestra actividad. Hoy entrar al Ministerio de Trabajo es entrar a una oficina más de la UIA. Si llevás un reclamo gremial te vas con el doble de problemas, los empresarios se van con las soluciones.

– ¿Qué expectativa tienen para la reunión del Consejo del Salario?
Algunos muchachos de la CGT empezaron a hablar con gente del Gobierno y se estaría hablando de un 20% (pasaría de $8060 a $9672). Sería vergonzoso, con todo lo que ha aumentado la canasta familiar. Para no caer en la pobreza se necesita un salario de $15 mil. Sería una vergüenza porque ningún argentino puede vivir con $9500 de salario mínimo. Si ese es el número, yo no lo voy a firmar.

– ¿Cómo ve la interna del PJ?
Si bien se nombra a dos o tres candidatos, para nuestra organización ninguno de ellos levanta las banderas del reclamo permanente de la CGT. Nadie nos representa hasta el momento. Todos fueron funcionarios que llevaron a los trabajadores a una situación de no poder conseguir mejoras. Que hoy levanten las banderas del peronismo nos llama la atención. Cuando fueron funcionarios no lo llevaron adelante. No escuchaban a la CGT, atomizaron al movimiento obrero y lo dividieron en cinco centrales sindicales. Hoy no nos sentimos representados por ningún candidato.

Si Cristina se impone en la interna…
Yo voto en Capital, no es problema mío.

Comentarios

comentarios