Centro de Informes

Perdedores y ganadores en Río Negro

Por Javier Boher
javiboher@gmail.com

Los resultados de las elecciones de este fin de semana dejaron mucha tela para cortar, aunque todavía no parezca estar muy claro para qué lado tiene que encarar la tijera. Es que, tal como pasó hace un tiempo en Neuquén, las elecciones del último domingo dejan un ganador claro, pero perdedores difusos.
El resultado de la compulsa rionegrina (sacudida recientemente por la impugnación al actual gobernador, Alberto Weretilnek) dejó en claro que el único espacio que puede crecer al margen de la grieta sólo puede hacerlo por debajo del nivel nacional.
Con una brecha de 17 puntos ante su rival más próximo, Arabela Carreras fue consagrada como la primera gobernadora de la provincia. La contundencia del triunfo dejó a los derrotados peleando por ver quién había caído peor.
Los múltiples analistas que se apoltronan en uno u otro extremo del abanico ideológico señalan que los perdedores están al frente. Los partidarios de Mauricio Macri aseguran que lo que se vio es el techo del kirchnerismo, que pese a haber dominado la patagonia durante una década hoy a duras penas puede pensar en algo más que el 30% de los votos.
No vale la pena detenerse una vez más en las encuestas, que volvieron a anticipar un empate técnico en las horas previas, aunque la diferencia en las urnas volvió a dejarlos en ridículo. A esta altura hay que dejar de creer en mala fe de los encuestadores y un poco más en vergüenza de los votantes oficialistas e hiperactividad de los votantes kirchneristas como factores distorsivos de los muestreos.
Estos últimos, incapaces de ver sus errores en la gestión de gobierno o en las estrategias de campaña, sostienen que el verdadero derrotado fue el presidente, ya que la candidata de Cambiemos logró un pobrísimo tercer lugar, en una situación parecida a la de Neuquén.
El análisis de los resultados anteriores reflejan que ese lugar fue repetido en 2015, lo que no le impidió al oficialismo nacional gobernar en buena sintonía con el provincial. Es el mismo caso que el que se vio en Chubut, provincia en la que se disputaron las PASO y en las que triunfó una versión local del peronismo.
Lo que sí empieza a asomar claramente en el horizonte es que cada elección provincial presentará disputas exclusivamente locales. Así, los resultados que cosechen los distintos gobiernos subnacionales representarán la realidad que perciben los habitantes respecto a esa elección particular.
De ser cierta nuestra hipótesis, el camino electoral que veremos en 2019 estará plagado de situaciones similares, en las que los votantes de las provincias prefieran saltar por encima de la grieta y abstenerse de adelantar qué candidato -si Mauricio Macri o Cristina Kirchner- les parece el menos malo.
Para el gobierno esto es una ventana de oportunidad: si reelige puede mantener los buenos términos con los gobiernos provinciales, sin tener que atender grandes reclamos por mayor participación en la toma de decisiones o cargos de relevancia institucional. Es más fácil negociar que te voten una ley que tener que pelear porque algún funcionario se opone a implementar algo ya sancionado.
El fortalecimiento de los oficialismos provinciales y la continuidad de sus gestiones significa una postergación de ese referéndum sobre cuál de los dos últimos gobiernos nacionales fue peor. Es por ello que los peronismos locales se ven tentados a erigirse en sellos minoritarios y pragmáticos para gestionar un territorio en el que hay gente que entiende que no todas las necesidades pueden ser satisfechas con decisiones de la Rosada.
Por último, y a modo de cierre, los resultados que se han visto hasta ahora en Chubut, en San Juan y en Río Negro no desalientan al gobierno. Es que en 2015 Macri salió tercero en esos distritos, por detrás de Daniel Scioli y Sergio Massa. Sólo en Neuquén, y por poco más de un punto, logró superar al tigrense.
Con ese antecedente, y sumado a que lo que se vio en los comicios provinciales es el apoyo a la continuidad de las gestiones, ¿por qué la oposición está tan segura de que en octubre no va a triunfar la opción conservadora de apoyar la continuidad de la gestión nacional?

La entrada Perdedores y ganadores en Río Negro se publicó primero en Diario Alfil.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.